Acepte hacer deportes esa tarde con amigos, fue la mejor decisión de mi vida. Cada vez que lo recuerdo, disfruto el haber aceptado la invitación

Quiero contarles una de las experiencias de las cuales aún sigo disfrutando de vez en cuando, antes quiero aclarar que si no les gusta o les parece malos mis relatos pues así de simple nadie les obliga a que lo lean, a mi únicamente me gusta contar las cosas que vivo y no me voy amargar ni responder a nadie que esté en contra, por el contrario si desean hablar o saber alguna cosa o ayudarme en redactar mejor ahora me pueden escribir aquí ya que tuve que hacer unos cambios: [email protected]

Muchas veces cuando salía de casa me encontraba a unos amigos los cuales llegaban de jugar futbol, mayormente en las tardes ya para noche, muchas veces me quedaban viendo seguramente porque caminaba más sugerentemente cuando los veía, jijiji pero bueno eso me gustaba, muchas veces me invitaban a jugar pero yo no sé jugar futbol aunque sospechaba sus intenciones, entonces un día ya hace maso menos casi dos meses decidí aceptar su invitación.

Aún recuerdo fue un sábado la primera vez decidí aceptar su invitación, lo cual fue lo mejor que hice, eran aprox. las 6 de la tarde cuando había salido a comprar a una tienda cercana, cuando me encontré con Renzo y Juan amigos míos estaban vestidos para hacer deporte y detrás de ellos venían Luis, Fernando y Carlos amigos suyos solo los conocía de vista, se me acercaron y Renzo me dijo amiga vamos a jugar hay que hacer deporte, les dije pero yo no sé jugar fut, no sé nada de nada, Juan dijo vamos aunque sea vamos para que animes al equipo la vamos a pasar bien ya luego te invitamos algo a la vuelta, no lo pensé más y acepte ir con ellos, les dije que me esperaran y me fui a mi casa a cambiarme.

Entre rápidamente a mi cuarto, me puse un polo deportivo que tenía cuando estaba en el cole, y un short de licra de esos pequeños, me arregle un poquito y salí, entonces note que se me quedaron viendo un poco debió ser por el short pero bueno eso era lo mas importante. Entonces fuimos caminando un par de calles hasta que llegamos a una local una canchita como le llaman ellos, donde tienen que pagar por el alquiler de cierto tiempo, ahí se encontraban otros 5 chicos con los que jugarían, llamaron a una señora la cual era la encargada y le pagaron cerraron el portón y la señora se retiró existía como una casa bueno es lo de menos.

Una vez adentro todos de mi equipo por decirlo me decían que les haga porra que les anime para así ganar bueno entre risas les decía que aria lo mejor posible y me fui a sentar a las gradas, por ratos me levantaba hacer alguna porra animándolos diciendo que metan gol y esas cosas, juagaron casi media hora un partido el cual mi equipo termino ganando 2 a 1 muy poco a mi gusto, entonces se acercaron todos alegres me levante y todos me abrazaron en círculo supuestamente celebrando fue cuando sentí que algunos me metieron mano en mi colita, sabía que todo era apropósito para tocarme, lo cual me gusto, ya luego se pusieron a tomar sus aguas y se iban a poner a jugar un partido más, yo les decía chicos no vayan a perder miren que estoy aquí animándolos no me hagan venir en vano jijijii

Al final terminaron ganando 3 a 0 como suponía volvieron a juntarse todos y sentí algunas manos en la celebración, un rato se pusieron a descansar, los otros chicos del otro equipo se habían retirado, entonces Juan me dijo amiga debes practicar un poco para que juegues la próxima todos decían si amiga, yo les dije pero no sé ni patear entonces me dijeron vamos a probar entonces juan me dijo trata de quitarme la pelota nada más, para ver si tienes esperanzas jugando jajaja trate de quitarle pero nada entonces también se levantó Carlos y entre ellos se daban la pelota yo corría de lado a lado tratando de quitarles fue cuando me acerque a Juan tratando de patear la pelota cuando sentí su mano en mi colita yo intentaba quitarle la pelota como estábamos bien cerquita forcejeando aprovechaba y me tocaba lo cual me gustó mucho, y así estuve entre Carlos y juan tratando quitarles la pelota donde varias veces sentí como me manoseaban yo no decía nada, los demás miraban y me animaban que les quite la pelota, al final pude quitarle la pelota a Juan para lo cual me gane un buen roce pues fui y me puse de espaldas a él y le empuje ahí fue donde se le escapo la pelota me puse a celebrar y todos reían, después de ese juego tan rico ya nos fuimos de ahí me acompañaron a mi casa y nos despedimos, esa noche empecé a planear más cosas ya que no fue la única vez que volví a acompañarlos.