Conocí a una chica en el gimnasio que se volvió mi amiga, terminé follando con ella y su marido negro

Conoci a Tammy en un gimnasio, cuando vas pasando años debes de cuidarte un poco para mantener la figura. Enseguida vi que me iba a llevar bien con ella, es alegre, muy dicharachera y muy graciosa. Siempre esta de buen humor. Tiene un buen cuerpo, con grandes pechos y un culito resultón, es trigueña y de media melena. Yo a mis 34 años estaba pasando una mala racha y mi novio me apuntó a hacer unos cursos de “pilates”. Allá estaba ella. Con el tiempo empezamos una relación de amistad y solíamos ir juntas a tomar un café o algo después de la clase. Me dió la sensación de que yo la gustaba, nuestras conversaciones eran cada vez mas calientes y relacionadas al aspecto sexual de la vida. Además me miraba en el vestuario de manera descarada y me decía que vaya suerte tenía mi novio con ese cuerpazo que yo lucía.

Un dia me comentó que la tenía que ayudar en una cosa. Me explicó que ella y su marido deseaban hace tiempo hacer un trio con otra mujer.. A mi me pilló de sorpresa y sin decirle que no, le dije que tenía que pensarlo. No es que no me apeteciera, pero la propuesta me cojió desprevenida. La verdad es que hacía tiempo que no hacia sexo con gente “desconocida” y el tema me parecía excitante….así que a los pocos dias, le di mi contestación.

Ella se puso muy contenta y me dió un beso en los labios que me dejó atónita.

Una cosa-me dijo- ¿sabes que mi marido es de color?

¡Otra sorpresa!”..Yo nunca había tenido relaciones con ningun “negro” pero no me podia negar. ¿Diría que soy racista? Así que la contesté….. bueno, veremos si es cierto eso que dicen.

-No te defraudará, contestó Tammy.

Quedamos un domingo, yo debía de ir a su casa . Me puse un vestido negro, escotado y que tenía una falda con mucho vuelo que me llegaba casi hasta la altura de las rodillas, y un conjunto de sujetador con tanga tambien negros.

Llegué puntual y me abrio la puerta Tammy, llevaba un bikini amarillo que contrastaba con su piel bien bronceada. Nos saludamos con un par de besos y me invitó a tomar un bañito en su yacuzzy. No tengo traje de baño, le dije….. empezó a reirse….. ya te he visto desnuda muchas veces, y diciendo esto se quitó el bikini, lo dejo tirado por el suelo y acercó sus labios a mi boca.Nuestras lenguas se mezclaron en un tierno y calido beso. Ven, me dijo mientras me ayudaba a desnudarme, metete al agua que yo vuelvo ahora.¿ Y tu marido? –pregunté. No está, ya vendrá, contestó.

-Entonces, no…..¿ no vamos a hacerlo? Pregunté, no se si aliviada por la ausencia de Buddy.

-Disfrutemos tu y yo, y si viene….. pues mejor jajajaja, me dijo mientras traía una botella de champagne y unas copas.

Así que empezamos a beber dentro del agua, no me imaginaba que iba a disfrutar tanto en compañía de aquella mujer. Cuando el alcohol empezo a hacernos efecto, nos desihibimos y comenzamos con los toqueteos y besos propios de dos chicas que disfrutan de sus cuerpos humedos.

Al rato llamaron al timbre.

-Tu marido, dije.

-No puede ser…él tiene llaves. Se levantó y totalmente desnuda y chorreando agua se acercó a la puerta.

-¡Dios mio! Es un policia!. Bueno tu espera, veré que ocurre.

Agarró una toalla, se la envolvió en su cuerpo y la perdí de vista.

Yo no sabía que hacer, salir y vestirme… pero no estaba mi ropa a la vista, asi que me quedé dentro de la bañera en silencio, intentando escuchar lo que hablaban.

Al cabo de un par de minutos, Tammy llegó acompañada de un guardia, era enorme, un armario de tio, un negro que media al menos 1,90.

Como tenga su aparato en proporcion a su tamaño….pensé….

-Natalia, este el el encargado de la seguridad del complejo, me dijo Tammy, le han avisado que hay gente rara merodeando, y claro, el debe de controlar.

-Buenos dias señorita, dijo el moreno educadamente, siento tener que molestarla pero debo de pedir me enseñe su documentación.

-¿Como?, ¿por qué? Oigame, yo no he hecho nada, dije un poco molesta.

-Mire, yo entiendo que no le parezca muy normal, pero aqui, entre la prostitucion de lujo y el narcotrafico, tenemos un control muy ferreo de toda la gente que se acerca a nuestras urbanizaciones. Así que si hace el favor….. Me cortó autoritariamente.

Tammy trató de poner paz en la discusión.

-Vamos a ver, ella es una amiga mia, yo respondo.

-La documentación…. dijo el

-Pero no ve , que estoy en la bañera?

-si, ¿y qué?, salga usted y me la muestra.

-Vamos a ver, dijo otra vez Tammy, como podemos arreglar esto sin llegar a discutir?

-Yo, mire tratandose de usted, señorita Tammy, y para evitar un escandalo por traer PUTAS a su casa… estaria dispuesto a hacer la vista gorda, siempre que se me corresponda como es debido.

– Pero como se atreve? dije yo acalorada

-Ella no es mi puta…. y diciendo esto dejo caer su toalla al suelo para meterse en la bañera conmigo…. Es nuestra PUTA, … me beso mientras me dijo al oido….no te apures, es Buddy , mi marido-

-Tu si que eres una puta, la grite, vaya susto me has dado.

-Y tu eres además la más perra de todas las putas que mi marido se ha follado … a que si? y comenzó a abrazarme, acariciarme las tetas y a darme besos por el cuello.

Mientras nos besabamos, Buddy ya se habia desnudado, la verdad, ni me di cuenta, pero cuando vi su miembro, todavía semierecto me quede con la boca abierta, Dios mio, era preciosa, brillaba al reflejo del sol , era larga , no muy gruesa , pero se le notaban las venas,….. era la primera vez que veia la polla de un negro al natural, y ….. me gustó. Tammy me chupaba las tetas y Buddy se acercó a la bañera, yo estaba alucinando, ella agarró la pija de su marido y se la metió en la boca; chupaba con ganas y vi como iba creciendo de tamaño.

-Vamos, Tammy , deja a esta perra que haga su trabajo. Comentó él a su mujer.

Y ella sacandola de su boca, me ofreció la pija de Buddy, dandome previamente un beso para que notase el sabor que tenía. Por vez primera la pude obserbar de cerca, y vi como ya tenia liquidos en su hermoso glande, mezcla de su propia calentura y de la saliba de Tammy. La chupe a lo largo previamente mientras acariciaba sus huevos, que eran grandes y pesados, mientras Tammy me besaba acariciendo mis pechos.

Salimos del agua y fuimos al sofa donde él, tras colocar unas sabanas se acomodó mientras nosotras nos secamos la una a la otra, parando lógicamente en nuestras partes mas humedas….mmmmmmm.

Al acabar nos abalanzamos sobre la negra polla que nos esperaba impaciente. Nos alternabamos en lamerla en toda su longitud, en introducir sus bolas en nuestras bocas y en chupar el glande y el tronco. Cuando ésta ya tomó una dureza importante, Tammy se la ensartó dando la espalda a su marido.

-Comeme el coño zorra,! me ordenó, y yo obediente asi lo hice, me excitaba cómo me trataban con dureza insultandome. Mientras alternaba pequeños mordiscos y lametones en el clítoris de ella, y en la polla y huevos de él. Al rato ella empezó a tener un orgasmo y yo lamí los jugos que corrían por sus muslos y nalgas antes de llegar al cuerpo de Buddy.

-Te toca , me dijo Buddy, no hizo falta que me lo dijese dos veces. Como una perra en celo, y de un brinco me coloque encima de él y me metí su gran polla, estaba tan lubricada que no me costó nada a pesar de su tamaño. El me dio un beso de esos que te quitan el sentido, me chupaba y mordía las tetas, mis pezones se endurecieron de tal forma que crei iban a reventar mientras me decía lindezas de lo puta que era , o que las perras como yo deberían de estar siempre dispuestas. Por un rato me olvidé de Tammy hasta que noté como empezo a lamer mi culito. Ahí ya no aguante mas y me corrí gritando apasionadamente SSSSIIIIIII dame masssssssssss, soy tu putaaaaaaaaaaaaaa.

Después de mi orgasmo quede abrazada al moreno, pero el seguia sin correrse, y ella seguia lamiendo mi ojete. Empezo a meter un dedo y luego otro, uuuuuuuufffffffffff. Estaba llena de liquidos, cuando note algo en mi culo que se abria camino, era Tammy que se habia colocado un arnés con un dildo y pretendía hacerme una doble penetración.

-No , por favor, me duele, no lo hagas. La rogué.

-Callate puta , relajate y disfruta, me ordenó ella.

El me agarró del cuello y me dió un beso que casi me hace marear, mientras ella me penetró con dificultad debido a la complicada postura. Estaba medio mareada, no podia mas, cuando ellos decidieron darse la vuelta y cambiar las posiciones. Vi con terror el tamaño de la polla de Buddy, y me negue a que me la metiese en mi culo, pero mi trasero estaba ya dilatado y el con mucho cuidado me la metió, la mitad nada más, pero era tan larga que yo creía iba a partirme en dos, hasta que se adaptó perfectamente. Tuve otro orgasmo, ya ni sabía cuantos había tenido…

-¡Perra! toma mi leche caliente, aulló Buddy, y se corrió en mi culo. Se salió y cayo derrumbado en el sofá, mientras Tammy paso a lamer todos los fluidos que yo tenía, los de mi vagina y los que salían de mi trasero.

A continuación me dijo, -tu ya has tenido lo tuyo, ahora quiero que me folles- y me dió el arnés para que me lo pusiera. Lo hice y la penetré mientras ella colocada a cuatro patas, le chupaba la polla a su marido. Aproveché para lubricarle el agujero del culo con mi saliba y meterle 2 dedos. Sus gemidos quedaban ahogados al tener la boca ocupada y pude sentir sus contracciones al llegar al orgasmo.

-Para ser una puta , la metes bien, me dijo y agarrandome del pelo me acercó a la polla del negro.

Este literalmente me folló la boca, dandome contra el fondo de la garganta y provocandome unas arcadas que dejaron su polla y sus huevos empapados. Al llegarle su momento expulso un montón de leche caliente sobre nuestras caras mientras gritaba; “”sois las mejores putas del barrio…..””” Tammy y yo después de limpiar su pene, nos dedicamos a darnos unos besos con nuestro rostro lleno de ese jugo, que terminamos de lamer la una de la otra.

Nos quedamos relajados los tres en el sofa terminando el champagne.

Espero os haya gustado .Mandadme vuestros comentarios a [email protected] pero no me castgueis por favor literariamente,

Se trata de pasarlo bien , ¿no?