Conociendo a Jannete mi compañera de trabajo

Conocí a JANNETE hace casi seis meses y debo decirles que a primera vista no me resulto nada llamativa o extraordinaria, mas bien yo diría que fue algo ingenua al preguntarme si era conmigo la entrevista para el trabajo de empleada de mostrador en el negocio…

A lo cual respondí que no, que era al dueño al que tenia que ver y le di su dirección por lo que tímidamente me esbozó una sonrisa y se dirigió a la salida contoneando su cadera ligeramente dibujada en su holgada falda.

Después de unos dias ella se presento al trabajo diciendo que le habían aceptado y que el dueño del negocio le ordeno presentarse de inmediato a suplir a una compañera indispuesta por causa mayor

Al pasar de los dias me fui dando cuenta de que ella era mas de lo que aparentaba ya que una tarde ella se presento con un pantalón de mesclilla totalmente ajustado y ala cadera que además de verse muy bien en su esbelto cuerpo, denotaba que apuradamente alcanzaba a cubrir el frente de su panty, que debió por lo corta que se veía la distancia de su zipper al botón, ser diminuta a lo que le dije de manera un poco socarrona que se iba a resfriar si seguía vistiendo así con pantalones ajustados y blusas tipo ombligueras a lo que contesto alegremente que si eso me preocupaba que le tapara para que no pasara frío con lo cual me desarmo y me hizo comprender que ella era una chica de cuidado y en consecuencia debería tener cautela al dirigir algún comentario Picante a su persona.

En la siguiente ocasión que estuvimos juntos ella se dispuso a llegar mas allá de los comentarios picantes y en un tono coqueto y agresivo me insinúo que quería salir con migo a lo que respondí que si pero jamas imagine que ese seria el principio de una odisea que no tiene fin y que además por descabellado que suene cimbraría hasta lo mas férreo de mi seguridad en cuestiones de cama. Que debido a mi basta experiencia creía insuperable y digna de cualquier barón que se considerara serio y exitoso.

“LA PRIMERA VEZ”

Salimos del trabajo yo y JANNETE a eso de las 3 de la tarde y la invite a comer debido a la cercanía de mi hogar y a que siempre tengo algo preparado, que es suculento y sabroso , solo se mete al horno de microondas se calienta y en 2 minutos se consume con toda naturalidad como en los mejores restaurantes, acompañado de un excelente vino y una platica agradable comimos una rica ensalada de verduras acompañadas de mariscos pero lo mejor vino después ya que me dijo algo tímida ¿quieres ver como se ve mi tatuaje en la cadera después de comer? A lo que un poco desconcertado conteste que si y tome un sorbo de vino para calmar mis ánimos.

Terminamos de comer y nos dirigimos a la sala de estar para relajarnos de la comida, viendo un rato tv puse una película pero eso fue lo de menos ella rodeo mis labios con los suyos que eran carnosos y tibios con un ligero sabor a frutillas que me encanto.

Ese acto fue seguido de un susurro en mi oreja que decía ¡hazme el amor¡.

Esto desencadeno en mi una serie de pensamientos que para no ser extremista puso en duda la idea que hasta ese dia tenia de las adolescentes de 17 años y que por supuesto no era tan sencilla por las disposiciones legales de la edad en la que una persona es responsable de sus actos, todo esto paso por mi mente en solo una fracción de segundo antes de decir subamos a mí recamara…

Ya en esta JANNETE se instalo cómodamente en mi cama mostrando Su escultural cuerpo que a pesar de tener solo 17 años era muy bello en especial lo pequeño de su cintura que no mediría mas de 55cm. En contraste con la voluptuosidad de sus senos que eran muy redondos y parecian desafiar a la gravedad ya que eran grandes, carnosos y levantados hacia arriba…

Por lo demás su cadera era muy delineada para una chica de su edad algo ancha en pocas palabras era muy sensual

Yo ni me fije en lo rápido que se actúa con una mujer así puesto que en un momento la cubrí de besos fogosos en su boca, cara,cuello y parte de sus senos a los que libere de su prisión un brass muy sexy que apenas podía con ellos por lo ajustado que estaba, esta acción debió gustarle a ella ya que sutilmente desprendió su blusa y brass

Junto con las ataduras de su pantalón el cual baje de un solo tirón

Dejándola solo en una diminuta tanga blanca de hilo dental que haría temblar hasta al mas sereno de los hombres incluyéndome por supuesto

Hecho esto me desprendí de todo contacto con el exterior viendo venir una tormenta de pasión que seria fabulosa …

Lentamente pase mi mano por su cadera mientras besaba su boca ansiosa y caliente, ella por su parte busco instintivamente con su mano entre mis piernas a mi miembro que para ese entonces estaba totalmente despierto y alerta , esta acaricio muy ligeramente mi miembro y yo le bese sus senos mordisqueando sutilmente sus pezones oscurecidos por la irrigación en ellos y totalmente levantados

Pero entonces ella se cambio de posición y empezó a lamer y succionar mi pene con una abides que es digna de una bebe hambrienta esto mientras yo acariciaba su trasero redondo y carnoso besando e introduciendo mi lengua en su pequeña división de labios mayores que por supuesto estaban rojos y tibios al igual que sus labios menores que ocasionalmente mordía levemente originando que ella gimiera de placer. En esos momentos solo podía pensar en lo que tendría que hacer para no terminar antes de empezar por lo que rápidamente invertí ese fabuloso 69 y en esta ocasión solo yo podía

Hacerle sexo oral y así la tuve al borde del orgasmo durante por lo menos unos 10 minutos alternando la succión y lamidas a su clítoris que estaba rosado, erecto y muy sensual con unas penetraciones que la hacían retorcerse de placer empujando con fuerza y suavidad alternada, me dijo al oido que la volvía loca que era fabuloso y que no penso que seria tan rico estar con migo en ese momento le pedí que si podía tener ella su orgasmo en mi boca alo cual dijo con los ojos cerrados y el ceño fruncido de placer que si…

Descendí inmediatamente a la tibia y húmeda vagina que tenia a mi miembro dentro y busque afanoso la unión de sus labios menores que es donde esta esa llave del paraíso llamada clítoris al encontrarla erecta y rosada urgida de caricias la succione y al tenerla entre mis dientes con una delicadeza digna de un cirujano comencé a lamerlo frenéticamente mientras ella se retorcía de placer gimiendo y diciéndome una serie de alagos que iban desde papá hasta lo mas sublime del lenguaje hablado…

En cuestión de unos minutos 2 máximo ella acelero los vaivenes de su pelvis subiendo y bajando rápidamente esta con una fuerza cada ves mayor lo cual me indico sin lugar a dudas que estaba próxima al orgasmo por lo que intensifique mis embates a su clítoris con mi lengua que ocasionalmente introducía en su pequeña entrada vaginal que estaba húmeda y caliente de pronto en un instante ella comenzó a gemir muy fuerte arqueo su espalda tembló todo su cuerpo mojándome con sus líquidos vaginales toda la boca y de inmediato se me adormeció la lengua y los labios quedando su vagina roja, húmeda y temblorosa de inmediato me incorpore abrí sus piernas e introduje mi miembro erecto en su vagina y la ataque brutalmente embistiendo muy fuerte su ser esto produjo una segunda oleada de orgasmos que la hizo vibrar y gemir Pero Yo acalle sus gemidos y sus palabras de excitación besando su boca e introduciendo mi lengua en ella al tiempo que la embestía más rápido próximo a mi propio orgasmo pero ella ya estaba teniendo otro y otro mas, sin notarlo al principio ella empezó a apretarme con su vagina en contracciones que recorrían todo su canal vaginal algo que en el argot de los hombres conocemos como “perrito” ella un poco mas relajada debió darse cuenta de mi excitación y proximidad de mi orgasmo ya que no se como aumento los apretones a mi miembro y tratando de retenerme lo mas posible me abraso con sus piernas alrededor de mi agitándose con mas fuerza y sin poderme contener llegue a mi orgasmo dejándome llevar por sus caricias nos quedamos con las piernas entrelazadas como un nudo y nos rendimos al cansancio uno sobre el otro, al abrir mis ojos ella los abrio también y me susurro al oido suavemente –”te desearé el resto de mi vida”…