Yo estaba solo en casa cuando de pronto sonó el teléfono: Oye, que soy Elena, era para ver si te vienes al cine, ponen una japonesa muy buena

Era un día de esos lluviosos,  llovía a cántaros y no se veía un alma en la calle. Yo estaba solo en casa cuando de pronto sonó el teléfono…

 ¿Quien es?

 Oye, que soy Elena, era para ver si te vienes al cine, ponen una japonesa muy buena

 ¿A qué hora?

 La siguiente sesión empieza a las 6 así que a las 5 en la taquilla.

De acuerdo, hasta luego.

La verdad es que no me apetecía mucho ir al cine pero no tenía nada mejor que hacer.

Me vestí lo más rápido que pude pues era las 4 y media y el lugar dondehabíamos quedado. Salí a toda prisa con el paraguas y llegué al portal unos 5 minutos antes de la hora prevista. No había nadie así que me puse a esperar.

Elena llegó a los 10 minutos con su compañera de piso María. sacamos las entradas que , por cierto, eran muy caras y como quedaba rato para que empezara nos sentamos en un banco a esperar que  abrieran las puertas.

Cuando las abrieron entramos para sentarnos y yo me senté entre Elena y María. Elena es morena de piel, sobre 1,70, muy simpática y muy guapa, María es más baja ( sobre 1,63), piel de color normal, simpática y también muy guapa, en la sala solo había una panda de niñatos con su novias canis.

Nada más comenzar la película algunos muchachos, los que tenían  novia pasaron totalmente de la película y comenzaron a morrearse mientras yo trataba de ver la  película.

La verdad es que la película era bastante mala por lo que cuando llevábamos media hora viéndola me puse a hablar con Elena y con María. Estuvimos hablando casi toda la película y me lo pase mejor hablando con ellas que mirando a la  pantalla.

Tras acabar la película nos quedamos dando vueltas por el centro comercial en el que estaba el cine.

Pasamos casi dos horas  mirando ropa y cosas así.  Yo estaba reventado y me dolían mucho los pies y que no sabía cómo podían aguantar. Ellas me dijeron que era un quejica pero que también tenían ganas de irse así que fuimos a la parada del autobús.

Ya en la parada Elena me preguntó si me apetecía ir a su casa a cenar que sus padres no estaban y que su hermana se iba de fiesta.

Los dos accedimos al instante y nos fuimos a su casa con la idea de pedir unapizza y comérsela mientras veíamos la tele y pasábamos un buen rato.

 

Cuando llego la pizza ya habíamos puesto la mesa y nos estábamos bebiendounas cervezas. La pusimos sobre la mesa y comenzamos a comer y a beberpasándolo maravillosamente.

Ya habíamos acabado con una bandeja de cervezas, y estábamos tan frescos pasándolo muy bien, me levanté y estuve leyendo varios juegos de mesa cuando uno de ellos me llamó la atención. “ Risk it ”

  • ¿ de qué va este juego?
  • Es un juego donde tiene que hacer lo que pongan las tarjetas, quien más prueba haga gana.
  • ¡ ¡ ¡ Juguemos !!!
  • Vale.
  • Ok.

Saqué el juego y Elena nos explicó cómo se jugaba preparando la partida.

Las primeras tarjetas eran muy aburridas ponían cosas como “ un turno sin jugar” o “ cambia tu posición con el jugador de la derecha” pero luego la cosa cambió a algo más picante al igual que nuestros ánimos que estaban más chispeantes.

La primera tarjeta picante le tocó a Elena.

“ Dale un beso en la boca a la persona del turno anterior ” por lo que tenía que darle un beso a María. Elena se levantó y pasó por detrás mía y se puso delante de María. Ambas riéndose se miraron y Elena comenzó a besar a María, fue únicamente un instante y no hubo lengua. Por culpa de este beso se dictó que la próxima fueran un minuto por beso.

 ¿ Te ha gustado el espectáculo? – Me dijo Elena.

María se limpiaba la saliva de sus labios y yo  tomaba una tarjeta.

“ Muestra cómo haces un oral a los demás jugadores “

Ambas amigas se rieron y María me dio los dados para escenificar la comida de coño. Cogí los dado y los puse en la palma de mis manos y con la punta de mi lengua hice como si comiera un coñito. Las dos amigas se miraban y se reían con el espectáculo que les estaba brindando a las dos.

 Tu turno- le dije a Maria.

Ella tomó una carta del mazo que ponía “ Besa a todos los jugadores donde ellos te digan “

 ¿Dónde quieres que te de él beso? – dijo Maria.

 uuummmmmm – dije.

 Tiene que durar un minuto, ¿ Dónde Quieres que te lo dé?  Decídete, que no tenemos toda la noche – dijo Elena

 En la oreja.- dije

María se levantó y empezó a besar mi oreja con la punta de su lengua, me estaba erizando los pelos del cuerpo. Una vez terminada su prueba conmigo fue a la vera de Elena.

 ¿ Dónde quieres tú? – Dijo Maria.

 Aquí – dijo Elena bajando se su palabra de honor y enseñarnos los pechos.

María se agachó y comenzó a chupar los pechos de Elena, yo estaba flipando. Sé que estábamos todos algo ebrios pero estábamos en nuestros cabales.

 Siiii, que bien los haces putita mía – dijo Elena. a María.

Cuando terminó de besarle los pechos, Marí le dio un pico a Elena en la boca de propina.

Era el turno de Elena y su carta decía. “ Dale un beso a una persona del mismo sexo o sino a quien elijas “

Elena se subió a la mesa y comenzó a besar a María en la boca en un beso ardiente, mi polla estaba dura como una piedra, viendo a las dos amigas.

Me tocó a mí tomar una carta.

“ Suerte, elige qué jugador tiene que hacer que “

 Qué suerte !!

 Elijo a María. Ella se levantó

 ¿ Qué tengo que hacer?

 Darme un beso.

 ¿ Donde? – dijo ella mirando a Elena.

 En el cuello.

María obedeció y comenzó a besar mi cuello con sus hábiles labios, ante la mirada y las risas de Elena, luego maría pasó de mi cuello a mi boca besándonos lengua con lengua.

 Vamos que ya ha pasado más de un minuto. decía Elena mientras que María y yo nos seguíamos besando.

María terminó su prueba y volvió a su sitio, Elena se apoyó en la mesa y con su mano comprobó lo evidente, que mi polla estaba llena de sangre, totalmente dura.

Era el turno de María y cogió carta “ Toca la parte de abajo a tus compañeros de juego “

María se levantó y me abrió la cremallera y comenzó a tocarme la polla, y moverla de arriba a abajo, luego se fue junto a Elena y le subió la falda y meterle la mano dentro de sus bragas y comenzó a hacerle un dedo.

 ¿ Te gusta lo que ves? – me dijo María.

 Seguro que se está poniendo cachondo el muy guarro.

 Ummm, disfruta con lo que estás viendo.

Terminada la prueba maría se puso a mis espaldas y Elena se levantó de su silla y comenzó a besarme mientras que sus manos tocaban mi polla, María que se había quedado atrás mío acariciando me los hombros

 y si nos vamos a un lugar más cómodo…- Dijo Elena mirándome a mí y a María. Nos levantamos y fuimos a la habitación de los padres de Elena.

Nada más llegar a la habitación las dos chicas se sentaron en la cama y yo me puse en el lado de la cama, las dos chicas se abalanzaron sobre mí para quitarme la ropa. Elena me quitó el jersey y la camisa mientras que María me quitaba el cinturón  el pantalón y por el último los calzoncillos.

Una vez desnudo, Elena comenzó a quitarse  las medias y su palabra de honor quedándose únicamente en bragas mientras que yo besaba a María tocando sus pechos con una mano y su coñito por encima de su bragas blancas y ya algo húmedas.

Elena llamó mi atención tomando mi polla con su mano y con su boca cantando mi cuello, lo que hizo que dejara la boca de María para besar a Elena, María se estaba poniendo a tono como nosotros quitándose su ropa y quedándose en bragas como su amiga.

Una vez los tres ligeros de ropas Elena comenzó a besar a mi polla empezando una gloriosa mamada mientras que mi boca se estaba ocupando de la lengua de María y mis manos tocaban sus pechos, sus suaves pechos.

Más tarde mis manos se trasladaron una a los pechos de Elena y otra junto con mi boca a los pechos de María, María también trasladó sus manos a los pechos de Elena, ahora nuestra anfitriona gozaba de las caricias en sus pechos de sus invitados.

Elena se incorporó y comenzó a besarme momento que aprovechó María para tumbarse en la cama y hacerse cargo de mi polla.  Mis manos se pusieron en el trasero de Elena y fueron bajando poco a poco las bragas de esa hasta dejar al descubierto el culo de Elena y su coñito al el cual le fui metiendo varios dedos.

Elena al poco también bajo a comerme la polla junto a su amiga. la imagen de las dos chicas comiéndome la polla era lujuriosa.

 Te gusta lo que ves?,- me dijo Elena.

 Si , mucho.

 ¿ por qué no te tumbas y nos metes esa polla en nuestros coñitos? – dijo María mirándome.

Me tumbé en la cama y Elena fue la primera en subirse a mi polla. María se quedó a su lado besándola y tocándole los pechos, yo puse mi manos en el culo de Elena acompañado su movimiento de pelvis. Al poco María  se desprendió de sus bragas, a petición mía se posó encima de mi cara para comerle el coño.

Ambas amigas retozaban sobre mi cuerpo, una por mi polla y la otra por mi lengua, mientras ellas se acariciaban y se besaban. Al poco tiempo Elena tuvo un orgasmo y dejó su sitio a María para que ella también disfrutara de mi polla en su coñito, mientras que ella se puso a mi lado y cogiéndome la mano, para que no cogiera su pecho, jugaba a bajar y a subir su pechos sobre mi boca, cuando podía besar ese pechos lo intentaba retener en mi boca a duras penas por que su dueña me lo quitaba de la boca al momento. María botaba sobre mi polla como una amazona salvaje llegando le a ella también un gran orgasmo que hizo que dejara mi polla y se tumbara en la cama de los padres de Elena.

Me levanté y me puse encima de Elena y comencé a meterle mi polla mas adentro mientras que con una mano excitaba sus pechos y con la otra tocaba el coño de María, al poco cambie y fue el coño de maría el cual llenaba con mi polla y eran mi dedos los que excitaban el coño de Elena. Estuvimos largo rato cambiando el coño que penetraba hasta que finalmente María con la ayuda de mi polla violo a estallar de orgasmo entonces me concentré únicamente en Elena la cual terminó corriéndose en un orgasmos junto a mí. De mi polla que saqué del coño de Elena salían barras liquidas de semen blanco que caían por todos lados, encima de Elena, de maría, sobre la sábana, sobre la colcha, al suelo, tras ese explosión me  tumbe en medio de las chicas las cuales me rodearon con sus brazos al igual que yo a ellas, dándonos unos besos desnudismos  nos quedamos dormidos.

Antes que amaneciera me marché de la casa de los padres de Elena no sin antes hacer una foto con mi móvil de la dos amigas desnudas en la cama, nunca volvía estar con ellas, al poco tiempo María se echó novio y Elena volvió con el pringado de su ex, a veces miro la foto y recuerdo mi primer trío.