Hola mi nombre es Arturo y quiero contarles lo que pasó con mis cuñadas y mi sobrina en una noche intensa sin limites

Hola mi nombre es Arturo y quiero contarles lo que pasó con mis cuñadas y mi sobrina.

Primero la historia de mi cuñada Patricia, ella es una mujer de 40 años actualmente, la historia transcurrió cuando ella tenia 36, y yo 32, mi cuñada esta casada desde muy pequeña con Manuel mi concuño y compadre que le lleva 10 años y la verdad no la atiende como se merece, creo que solo ha tenido relaciones con 3 hombres, Manuel, un tipo desconocido del que tuvo su segundo hijo en un tiempo de separación con Manuel y conmigo.

Bueno la onda fue así, a mi siempre me gustó y me gusta Patricia, es una mujer pequeña pero muy bien proporcionada, es morena con una cara muy linda, cabello negro por debajo de los hombros, unas exquisitas tetas con un pezón grande y oscuro, buenas piernas y en medio una panochita rica de verdad, además tiene un culo grande y duro, sus medidas son 88, 64, 92, utiliza brassier 36 b y calzón talla mediana.

Me gustaba espiarla cuando íbamos a visitarla a su casa que casi era cada 8 días, varias veces la pesqué con las piernas abiertas mientras estábamos platicando o viendo la televisión, le vi sus calzoncitos por lo regular de color blancos o negros, esto me calienta mucho, también de vez en cuando le vi sus pechos cubiertos por sujetadores pequeños que dejan ver la mitad de sus ricas tetas, además de espiarla le he robado varias prendas intimas calzones y brasieres con los cuales me masturbo pensando que la tengo ahí, tocando sus pechos y nalgas, de hecho tengo una colección de más de 150 prendas de diferentes mujeres incluyendo 4 de mis 5 cuñadas y 2 de mis sobrinas políticas.

Pero no solo eso también la espié varias veces (4) bañándose, resulta que arreglaron su baño, entonces no le habían puesto puerta en la entrada ni cancel en la regadera, solamente una cortina que realmente no era obstáculo para espiar a mi bella cuñada, Me gustaba ver sus lindas tetas de muy buen tamaño, sus ricas piernas torneadas, su exquisita concha cubierta por vello negro y su tremendo culo grande parado y duro, mientras la espiaba 2 veces me masturbé viendo su hermoso cuerpo e imaginándome poseerla de muchas formas, incluso me quedaba al final ya que había terminado para ver como se vestía, me gusta ver a las mujeres en ropa interior y si es lencería fina y provocativa mucho mejor, pero ella solo usa bikinis y sostenes normales, por decirlo así, pero de todos modos me excitaba mucho viéndola en ropa intima.

Una vez no pude contenerme más y después de bañarse se estaba secado, se puso un pequeño calzón con encaje negro, un brassier con broche al frente de media copa también negro, al ver eso no pude mas abrí súbitamente la cortina como si fuera a entrar al baño sin darme cuenta que ella estaba ahí, y ella se sorprendió dio un grito pequeño y trató de cubrirse con sus manos, yo me apené mucho y le pedí una disculpa saliendo de inmediato del baño, tienen que tomar en cuenta que toda la familia estaba reunida en el patio y que era muy peligroso para mi que ella dijera algo, salí de su recamara de prisa y me integré con los demás, esperando lo peor, pero esto no pasó, ella no dijo nada solo me miró fijamente una vez y ya.

Esto me animó a hacer otras cosas, una vez ella estaba lavando la ropa de Manuel, tenia puesto un vestido corto azul marino, y yo le fui a preguntar sobre la comida de fin de año, ella seguía lavando moviéndose en un ir y venir que me excitó mucho, me acerqué a ella y sin que lo notara tomé parte del vestido y se lo levanté para verle el culo, ella no se daba cuenta de nada y yo me di un atracón viendo sus ricas nalgas con un bikini blanco que le dejaba ver parte de su trasero desnudo, no me contuve y con la otra mano la toqué despacio tratando que ella no se diera cuenta, mi pene estaba erecto completamente, mi pulso acelerado al máximo y mi mente trabajando rápidamente imaginándome meterle la verga en medio de esas nalguitas tan ricas, de pronto ella paró de moverse y se dio la vuelta por que sintió que la estaba tocando, medio enojada me dijo que estaba haciendo, yo me puse de mil colores y solo se me ocurrió decirle que tenía un animal en el vestido y solo lo había sacudido para que cayera., ella no dijo nada más pero se metió a su casa y ya no la vi más ese día.

En la cena de fin de año por fin pude realizar mi sueño, nos reunimos toda la familia, y bueno es un día de fiesta, comenzamos a jugar para ver quien tomaba más submarinos sin caer borracho, el juego consistía en lo siguiente, en un caballito se sirve tequila, se tapa con un vaso pequeño y se da la vuelta sosteniendo el caballito para que no se derrame el tequila, después se sirve cerveza en el vaso pequeño y la idea es tomarse solo la cerveza sin que el tequila se salga del caballito, si el tequila se derrama la persona pierde y se tiene que tomar todo, tequila y cerveza, al juego entró mi cuñada y fácil perdió más de 12 rondas, terminó completamente borracha al grado que no se podía sostener en pie, entre mi sobrino (su hijo) y yo la subimos a su casa y la pusimos en su cama, yo ya había planeado algo mientras la cargábamos por las escaleras, al dejarla en la cama recostada de lado le dije a mi sobrino que bajara a prepararle un café bien cargado para que se le bajara la peda un poco, él me hizo caso y me dejó solo con ella, estaba más dormida que nada no tenia conciencia de lo que pasaba, entonces aproveché y le metí la mano por debajo del vestido, toqué sus piernas lentamente, y ella no decía ni hacia nada, yo estaba súper caliente no me importaba nada en ese momento lo único que quería era hacerla mía de cualquier forma, por fin llegué hasta su conchita, la toqué fijándome que reacción tenia, al ver que no había reacción alguna lo hice de forma más dura, la acaricié primero sobre el calzón y luego lo hice a un lado para tocar su rica concha en vivo, con la otra mano masajeaba sus tetas, ya no pude más y me bajé el cierre y saqué mi verga totalmente erecta y le subí el vestido, usando las dos manos le arranqué el calzón, le abrí las piernas y me acosté sobre de ella, en ese momento se despertó y me miró fijamente, pero no dijo nada, le planté un beso y me correspondió, al ver esto la penetré de un solo golpe, ella solo dio un pequeño grito, me apresuré y me la cogí salvajemente, ella lo disfrutó también, al terminar me quité de encima y me cerré el pantalón, sin limpiarme ni nada, ella se bajó el vestido y no dijo nada, yo tenía miedo que llegara mi sobrino y me fui al baño, cuando regresé la encontré sentada en la cama con el vestido desabrochado, le pregunté por mi sobrino y me dijo que lo había mandado por un té en vez de café, entonces teníamos otros 5 minutos más o menos antes de que subiera.

Se puso de pie, camino hacia mi y se hincó, me bajó el cierre del pantalón sacó mi verga y se la puso en la boca, me ha dado una mamada como pocas, después de un rato la paré, la puse inclinada sobre la cama, le subí el vestido y la penetré por su ano salvajemente, ella solo me pidió que lo hiciera con cuidado, yo no lo podía creer, cada vez que la penetraba le tocaba con una mano sus nalgas y con la otra sus tetas, los dos estábamos súper excitados y no nos importaba nada, solo satisfacer nuestros bajos deseos, por fin terminé dentro de ella, y justo a tiempo ya que 2 minutos después llegó mi sobrino, ella tomó su te y se recostó, mi sobrino y yo bajamos de nuevo a la fiesta que duró hasta las 5 de la mañana aproximadamente.

Después de eso he tenido varios encuentros con ella en hoteles, sobre todo los sábados en los que yo invento ir a algún curso o al trabajo y ella también inventa algo, cada vez que nos vemos nos disfrutamos al máximo, le hago el amor de 3 a 4 veces me he venido en su boca, la he penetrado por todos lados y en diferentes posiciones, a los dos nos encanta.

Este fue el relato de mi primera experiencia con mis cuñis, faltan 3 más, además los de mis 2 sobrinas y una de mis concuñas, que familia no.