Un matrimonio fantasea que ella lo hace con otra persona, decidiendo que un compañero de trabajo que les gustaba

Un matrimonio fantasea que ella lo hace con otra persona, decidiendo que un compañero de trabajo que les gustaba y les excitaba les ayudaría y no se negaría.

La historia que les voy a contar a continuación paso anoche después de mucho tiempo de estar fantaseando mi esposa y yo en el sentido que ella tuviera sexo con otra persona ya que nos casamos cuando éramos muy jóvenes y durante 14 años solo había conocido mi verga, y como nos ponía muy cachondos el pensar en hacer un trío o por lo menos el que ella tuviera la verga de otro en su panocha, y que se la llenara de leche y después yo penetrarla y combinar esas dos leches, empezamos a fantasear muy seguido en eso al punto de buscar alguien al que le tuviéramos confianza de que no dijera nada y claro que a mi esposa le gustara, aunque ella decía que no le gustaba nadie, entre calentada y calentada un día me confeso que había un compañero de trabajo el cual la excitaba un poco y que además eran muy buenos amigos así que ella creía que en el caso de tener sexo con él, el se lo callaría por la amistad que se tenían, así paso mucho tiempo, y cada vez que me podía, le recordaba que cuando le iba a pedir o a insinuar que tuvieran sexo, pero se limitaba a decirme que cuando se le quitara el miedo y la vergüenza que porque para ella era muy difícil pedirle algo así a cualquier hombre, sin embargo en nuestras noches de placer seguía firme esa fantasía.

Un día me dijo que a su amigo lo iban a transferir a otro país por cuestiones de trabajo y que le daba decepción el no haber podido llevar a cabo su fantasía, pero le dije que aun era tiempo, que faltaba una semana para que el se fuera así uno de esos días le dije que lo invitara a cenar con motivo de su partida, y así lo hizo, pero llego a las pocas horas y con una cara de “perdóname” me dijo que no había podido decirle nada y que el tampoco le insinuó nada a pesar de que estuvieron un buen rato solos y lejos de algún lugar donde alguien pudiera reconocerlos, así llego el día anterior a su partida, ya era muy tarde y platicando con mi esposa le dije: – sabes que? llámale ahorita mismo y dile que te urge verlo, que venga a tu casa y aquí lo metes a nuestra recamara con algún pretexto y por un rato te armas de valor y lo seduces- (han de saber que yo trabajo de noche, y que mis descansos son diferentes todas las semanas, ese era uno de mis días de descanso, pero el no lo iba a saber).

Ella asintió con la cabeza y tomo el teléfono (eran las 10:30 de la noche) y con migo presente le dijo que si podía venir a la casa, porque como era su ultimo día en ese lugar le urgía decirle algo muy importante, el le contesto diciendo que a las 11:15 estaría libre porque estaba terminando de empacar sus cosas para el viaje, ella colgó y yo me levante de la cama, tome las llaves de mi auto y lo fui a estacionar en un lugar donde no pudiera verlo, regrese a la casa, le prepare un trago algo cargadito a mi esposa porque estaba muy nerviosa y me encerré en el cuarto donde tengo la computadora cerré la puerta y me puse a jugar en el Internet.

(Lo que a continuación les redactare será como en la madrugada mi esposa me lo contaría excitada aun) El llego como cinco minutos tarde, ella estaba vestida solo con una pijama sin ropa interior, cuando el paso a la sala le pregunto que que era tan importante para que lo hubiera hecho venir a esas horas y ella ya con algunos tragos encima le dijo: -Es que como tu sabes en toda mi vida solo he hecho el amor con mi esposo y desde hace tiempo tengo el deseo de saber que se siente hacerlo con otra persona y como tu me gustas y somos buenos amigos quiero pedirte que me hagas tuya aquí y ahora Él dio un paso para atrás y solo atino a decirle: -Y porque hasta ahora me lo dices – Es que tenia mucha vergüenza y no podía, y si en estos momentos me atreví es porque te vas mañana y tal vez no te vuelva a ver ya que ni tu ni yo somos de este lugar y en cualquier momento nos podemos ir y no saber nada el uno del otro y por otra parte me tuve que tomar varias copas de licor para tener el valor de decírtelo.

– Esta bien, pero te invito a otra parte, no valla a venir tu esposo temprano de trabajar y me encuentre aquí.

Salieron de la casa y se dirigieron a un hotel de las afueras, al entrar al cuarto el la tomo de la cintura y la empezó a besar como hacia tiempo no la besaba nadie, ella correspondió  a esos besos ansiosos y cayeron a la cama unidos y acariciándose y desnudándose hasta que quedaron completamente desnudos los dos, el fue bajando su boca hasta encontrarse con sus grandes tetas (que la verdad son mi delirio también) y se las empezó a chupar, morder y apretar con sus manos, ella ya estaba súper mojada por la excitación y gemía como una perra en brama por el placer que le estaban empezando a dar, pero ella quería darle también placer así que acerco la mano hacia su entrepierna y tomo ese trozo de carne dura y empezó a masajeárselo también hasta que empezó a salirle gotitas de liquido lubricante por el ojito (así le dice ella) eso la animo a arrodillarse y empezársela a mamar como me la mama a mí (para eso ni la puta mas experimentada le gana) el por su parte la tiro a la cama de nuevo y la acomodo para hacer un 69 por un buen rato, ella se metía todo lo que podía de esa verga, la lamía y jugaba con su cabeza mientras con la mano se la apretaba como queriendo exprimirle todo el jugo que puede soltar una verga excitada, él por su parte le metía toda la lengua que podía en esa panocha chorreante de jugos que son una delicia (si lo sabré yo) cuando subía su boca para chuparle el clítoris le metía dos dedos sacándolos y metiendolos con fuerza como si fuera su verga, ella no aguanto mas y tuvo su primer orgasmo con otro hombre, pero no quería ni podía parar eso ahí, se incorporaron y ella guió con la mano esa verga hasta la entrada de su panocha ardiente, en la cual entro sin ningún esfuerzo por lo lubricada que ya estaba, así se la estuvo cogiendo durante un rato, el ruido que producía la verga en la panocha de mi esposa era enloquecedor, ya que la panocha estaba inundada y el ruido se parecía al que se hace cuando agitas una cubeta de agua con la mano, cuando el estaba a punto de venirse se retiro y aprovechó para ponerla de a perrito, ella supercaliente se dejaba hacer lo que el quería, si le hubiera querido dar por el culo, el mismo que le hubiera dado, aunque a mi me lo niega bastante, le metió de nuevo la verga por la panocha y la tomo de las grandes tetas que le colgaban y le chocaban una contra otra debido a los movimientos de las metidas de verga, se las agarro con fuerza y gritándole: -Que tetas tan buenas tienes!!!! y que panocha tancaliente y mojada!! me vuelves loco, porque no me dijiste antes que querías coger conmigo, hubiéramos cogido todas las noches que tu esposo se fuera a trabajar, muchas veces me masturbe pensando en estas tetas que ahora tengo entre mis manos y que mame como desesperado……..me vengo.

Y al sentir los chorros de semen que le inundaban aun mas esa panocha chorreante, mi esposa empezó a tener otro buen orgasmo, se tiraron sobre la cama y el la empezó a besar con una ternura y pasión que a mi esposa le encanto, se pusieron a platicar un rato de pronto empezaron los cachondeos de nuevo hasta que la verga de el estuvo lista para otro rato de placer, pero ahora ella se subió sobre el y se fue sentando en ese palo que tanta leche le acababa de dar y lo empezó a cabalgar como solo ella sabe, se lo mete de un golpe, luego subió lentamente hasta que tenia solo la cabeza de esa verga dentro de la panocha y la empezó a apretar y a girar su culo y cuando menos lo esperaba el, se la volvió a meter hasta los huevos dándole un placer incomparable, repitió la operación varias veces y cada vez que ella dejaba caer todo su peso sobre esa verga, el sentía un calor muy fuerte que le abrazaba su verga, en esa posición el tenia las tetas de mi mujer bien agarradas y mamaba una y otra, por momentos juntaba los pezones de las dos y los mordía a la vez, los chupaba y se los refregaba por la cara, ella empezó a poner una cara de puta y empezó a gritar y a gemir porque le estaba llegando el orgasmo mas fuerte de los tres que le regalo su amigo, en ese momento el la agarra de las nalgas y la empieza a mover con desesperación hasta que otra vez se vino dentro de ella y quedaron abrazados por un momento, pero era hora de regresar a casa.

Mientras tanto yo estaba desesperado, y muy caliente porque al pasar tanto tiempo y no oír ruidos me asome y no vi el auto de el, entonces salí y busque a mi esposa por toda la casa sin encontrarla, entonces pensé que habían ido a un hotel, después de 3 horas yo entre al baño y al salir me la encontré, tenia una cara de miedo y de satisfacción juntas, entonces nos fuimos a la cama y me contó todo, al desnudarla me di cuenta que tenia la panocha bien rasuradita, al tocarla p

arecía tan suave como su cara y me éxito un mas el hecho de que lo hizo para el, mi calentura fue mayor cuando me dijo que no uso condón y que se vino dos veces en su panocha, no aguante mas y le metí la verga de un golpe y sentí delicioso ese agujero cremoso y con un olor muy diferente a mi semen, era mas delicado el aroma, según me dijo que el tenia mucho tiempo sin coger y que fue bastante el semen que le hecho en su panocha ,la cogi como nunca y le di las gracias por haber cumplido nuestra fantasía en realidad, y ahora que lo escribo tengo mi verga a todo lo que da esperando con ansia que llegue para volverle a llenar su panocha rasurada con mi leche.

Espero les guste, para algún comentario, escriban un comentario