Ella no tenía ganas de ir a clases y nosotros tampoco. Nos escapamos y fuimos hasta la casa de ella, en donde terminamos follando, haciendo un trio por primera vez

Llegamos el viernes al instituto sin ganas de ir a clase y decidimos saltarnos el día entero preferimos irnos de porros y cerveza, para no ser pillados y que llamarán a nuestros padres decidimos irnos a casa de Vanesa, Vanesa vivía sola en un piso de estudiantes cerca del instituto. Antes de irnos pasamos a ver al chino para que nos vendiera varias lenguas de grifa y acercarnos al bar Los Palacios para comprar varias litronas todo listo para pasar una buena mañana de clases.

Cuando llegamos al piso de estudiante de Vanesa nos apalancamos en el sofá y Mikel comenzó a hacer porros mientras que Vanesa y yo abríamos la primera litrona y le dimos varios tragos, y así estuvimos toda la mañana a base de porros y cerveza. Nos estuvimos haciendo varias bromas de índole sexual a Vanesa sobretodo de sobre sus pechos que tenía un buen par, también les estuvimos haciendo varias cosquillas, entre los forcejeos no voy a negar que hubo algún que otro toqueteo de pechos pero ningún contacto directo nos conocimos desde hace años y siempre habíamos tenido buen rollo entre nosotros tres.

Era la 13 de la tarde y llevabamos un buen pelotazo cuando dije de irme que a las 14 tenía que coger el autobús para volver a casa a comer, Mikel no tenía que coger el bus pero tenía que ir a su casa a comer con su madre.

A la de 3 nos levantamos Mikel y yo quedandose Vanesa sentada pensativa. De repente Vanesa nos tocó la polla a ambos:

-No os vayáis – dijo que su voz melosa mientras hurgaba en nuestros pantalones sobre nuestras pollas.

-Venga que podemos pasarlo bien los tres – nos quedamos los dos helados.

Empezó a besarme en los labios acariciando mis labios con la punta de su lengua, luego cambió y empezó a besar a Mikel mientras seguía acariciando mi polla.

-pero que muy bien – dijo poniéndose de cuclilla en medio de los dos.

Comenzó a estrujar nuestra pollas por encima del pantalón yo me quedé mirando a mi compañera y lo que me estaba haciendo, Mikel estaba igual de asombrado que yo. Vanesa se cansó de estrujar y comenzó a desabrochar mi pantalón, yo enseguida comencé a desabrochar mi pantalón y a bajar mi cremallera, entonces Vanesa comenzó a quitarle el boton del pantalon a mikel el cual viendo las dificultades que tenía Vanesa también comenzó a quitárselo quedándonos los dos en calzoncillos, el mio negro y el de Mikel celeste. Vanesa miró los bultos que sobresalian de nuestros calzoncillos y dijo.

-Todo fuera – y tiró de los calzoncillos hacia abajo sacando fuera nuestras pollas a la vez.

Están morcillonas aún pero eso a Vanesa no le importaba es más le gustaba así podía meterlas en la boca y endurecerlas. La primera polla que se metio en la boca fue la de Mikel, la cual parecía un poto mustio, una polla grande pero con la cabeza baja, Vanesa se encargó de alegrarla. Después fue el turno de mi polla la cual se metio en la boca para que se endureciera y cogiera más vigor mientras que con la otra mano seguía masajeando la polla de Mikel. El sable de Mikel pronto estuvo para revisión mientras que al mio le quedaba poco para estarlo.

sentaos – nos dijo Vanesa y ambos nos sentamos en su sofá donde nos quitamos el pantalón y con el culo al aire lo pusimos sobre el sofá. Ella se colcocó entre nuestra piernas y siguió mamando nuestras polla, Mikel y yo estábamos callados con el espectáculo que nos propinaba la compañera.

Tras un largo rato mamandonos ella se levantó y se quitó la camisa delante mía momento en el cual aproveché para tirar del cinturón de su falda y aflojar, cosa que hizo que se cayera al suelo y dejará ver su bragas, cuando se quitó su camisa pudimos ver su sujetador y esos dos pechos enormes intentando salir de este.

Vanesa de pie delante mía empezó a quitarse los corchetes del sujetador poniendo sus brazos detrás para quitarselo momento que aproveché para con mi dedo corazón apartar su braguitas y con el índice se lo metí en su coñito húmedo, al momento su sujetador se aflojó y pude ver sus pechos con los cuales me había masturbado más de una vez y de dos pensado en ellos, como un pajarito en su nido comencé a pedirle comida, en este caso tetita. Mikel viendo como Vanesa se había acercado a mí para darme de comer de pecho y que no se podía mover ya que mi dedo estaba dentro de ella, se acercó a nosotros para comerle el otro pecho.

Allí estábamos los tres amigos, Mikel y yo comiendole los pechos a nuestra amiga Vanesa mientras que yo le escarbaba su coñito con mi dedo. Vanesa tiró de mi mano hacía abajo, sacando mi dedo de su coño, luego tiró de su bragas para abajo quedandose totalmente desnuda, momento que aprovechamos Mikel y yo para quitarnos nuestra camiseta y al igual que Vanesa quedarnos totalmente desnudos. Vanesa volvió a tocar nuestras pollas, las cuales no habían perdido la verticalidad, y se decidió por la de Mikel subiéndose encima del sofá y apuntando con su coño a la polla de nuestros amigo, bajando lentamente hasta que estuvo dentro de su coño, yo mientras veía como Vanesa botaba sobre la polla de Mikel y este la tomaba de su trasero yo le acariciaba y chupaba su pechos derecho. Mikel aguantó un buen rato los botes de Vanesa sobre su polla antes de correrse yo mientras me masturbaba y chupaba el pecho de Vanesa. Una vez corrido Mikel fue mi turno y ella se puso encima mío pero en vez apuntar con su coño a mi polla apuntó con su ano yo la sujeté por el trasero mientras ella arqueaba la espalda para que mi polla entrara con facilidad. El contacto fue suave y a partir de allí comencé a meterle la polla con embestidas más duras llegando a notar como un tope que cuando chocaba contra él el culo de Vanesa se contrae y parece que le causaba dolor.

Cambiamos de posición y ella se puso a cuatro patas sobre el sofá mientras que yo la apretaba por detrás, primero puse mis manos en su cintura pero ella cada vez se inclinaba más y yo comencé a subir mis manos haciendo que ellas se elevará llegando a tener mi pecho sudado contra su espalda de igual manera, y pegando mi cara a su cara casi podíamos besarnos y mis manos sobre sus enormes pechos folllando entre gemidos bajo la atenta mirada de Mikel el cual tenía la polla morcillona tras haberse corrido hacía varios minutos pero aún no se le había bajado el calentón, con los que se levantó y se puso sobre el sofá frente a Vanesa poniendo la polla a la altura de su cara, ella no lo dudó y comenzó a limpiarle la polla de semen y consiguiendo que su polla se endureciera una vez más.

Estaba exhausto y sin correrme y a Vanesa le temblaban las piernas por la postura , entonces le saqué la polla de su coño y me senté en el sofá e le hice un gesto de que se subiera a mi polla, ella se puso encima mio y se la metí en el coño y empezamos otra vez a follar y a besarnos, Mikel vio el cielo abierto con su polla ya dura y el culo de Vanesa a tiro comenzó a meterle su enorme polla en el culo de ella, Vanesa se asustó al principio pero luego viendo con la suavidad que se le metia Mikel lo dejó estar, yo sentía la polla de Mikel entrando por el culo de Vanesa, parecían dos serpientes luchando en la misma madriguera, y esa madriguera era el cuerpo de Vanesa la cual estaba encantada con la doble penetración que estaba sufriendo en sus carnes. Con los gemidos de los tres de fondo me corrí al igual que Vanesa que terminó unos minutos antes que yo, Mikel como ya se había corrido no repitió pero parao a la misma vez que nosotros.

Nos quedamos los tres desnudos y sudados sobre el sofá de Vanesa, mentiría si dijera que repetimos esa experiencia pero no sería verdad, al tiempo Mikel y Vanesa empezaron a salir y cambiaron de grupo de amigos pero aún guardo un grato recuerdo de esa experiencia