Quise sorprender a mi compañero de trabajo y termino sorprendiéndome él a mí, me dio el mejor sexo de mi vida

Toma las llaves de casa, yo apenas acabe con el balance voy para allá. ¿No te molesta?

No , pero… ¿vas a tardar mucho?…

Me dijo que en una hora y media estaría volviendo… que me ponga cómoda que algún tiempo nos iba a quedar… Le puse mi cara de puchero y le dije que si…

Lo que él no sabía es que mi esposa se había ido a visitar a sus padres, aprovechando el fin des emana largo. Quisiera quedarme a dormir con él, pero temía que eso a él no le interesara…y a las doce me haga convertirme en calabaza nuevamente.

La idea era darme un baño y vestirme bien sexy pero, me entretuve mirando su cosas, espiando su armario, hasta que al final me dispuse a bañarme y a depilarme lo mejor posible.. cosa que nunca tenía tiempo de hacer… Me había traído una crema de cuerpo para que mi piel esté bien humectada y me pasé tiempo pasándomela.

Cuando fui al cajón de mi ropita, encontré una nota que decía : Ponete esto, mi amor, espero que te guste y te quede bien. Junto al la nota había un paquetito… Lo abrí. Un juego de ropa interior roja y negra, medias haciendo juego y un uniforme de mucama con cofia y todo,. Me causó gracias el fetiche pero a la vez me excitó.

¿sabría que iba a dejarme sola en la casa?

Justo son+o el celular, era mi esposa.

Hola

Hola, viajé fatal… tardó mil horas en salir de capital y un trafico tremendo…

uy que mal

Por suerte ya llegué. Voy a comer algo y me voy a acostar.

Ok Mañana hablamos… te amo

Yo también. – y cortamos.

Debo confesar que un poco me enfrió hablar con ella… pero igualmente me empecé a vestir.

La tanguita era mínima apenas me tapaba tuve que acomodarla bien. Me miré en el espejo y estaba muy bien, me hacía una buena cola.

Me puse todo el uniforme y me puse los tacos… Pensé que necesitaba un plumero para ser la mucama perfecta y busque en la cocina y encontró´´e uno. Sonó el celular nuevamente y esta vez era él.

Sole en quince minutos llego, espero que la casa ya esté lista. – Me dijo y entendí el juego.

Si señor, ¿Quiere que le prepare algo mas o ya me puedo retirar?

No, no, espéreme, quiero verla. Tengo cosas que decirle.

Bueno señor lo espero.

Tardó diez minutos… cuando escuche la llave en la puerta y se abría

Me acerqué a él, taconeando lentamente y con el plumero en la mano Dejó+o su portafolio sobre una silla y se sacó el saco.

Sin decir palabras me tomo por la cintura y me besó.

Pensé que íbamos a jugar a la sirvienta, que iba a mostrarle el culito cuando me agachara, pero no… Después de largos besos abrazados, me hizo abrirle los pantalones y así nomas chupársela. Sentí su aroma a estar encerrada todo él día en sus calzoncillos. Me encanta sentir eres olor. Estaba en eso cuando me hizo recostar en el sillón.

Algo estaño iba a pasar, tenía una sensación. Los planes habían cambiado, ya no e importaba mi ropa ni el juego de la mucama…

¿Sabés una cosa, Sole? Quiero que te bajes un poquito la tanguita.

Me doy vuelta entonces

No, no. Hoy quiero hacértelo de una forma distinta. Te vas a meter mi pija dentro de la tuya. Sacarla y cubrí mi cabeza con la piel de tu cabeza.

Sin entender bien lo que quería Me bajé apenas la tanguita dejando salir mi pequeño pene, adormecido. Acerque la verga de él y traté de hacer lo que me pidió. Cuando sentí que su cabeza tocaba la cabeza de él sentí que me erizaba y a él también le gustó Logré que mi prepucio, cubriera la cabecita de su pija y él se empezó a mover lentamente, para que no se saliera y yo saqué mi mano. El hacía presión y entre sus movimientos vi como se me iba metiendo dentro del cuerpo hasta hacer desaparecer mi clítoris.

Ambos jadeábamos, Me estaba cojiendo como si tuviera una concha. Me encantaba hacerlo gozar, cumplir sus deseos y fantasías… pero nunca pensé que me podía hacerme esto. Busqué su boca para besarlo y sentí como se corría dentro de mi.

La sacó despacio, sentía un hueco lleno de leche donde estaba mi pene. Me miró, subió mi tanguita para taparme. Creo que los dos estábamos muy sorprendidos.

Mi amante se sentó en el sillón y yo seguía tirada, sin poder procesar lo que había ocurrido… era muy fuerte y no lo esperaba…No sabía que algo así se podía hacer.

Me sentía mas mujer que nunca y todo gracias a él.

Estás bien mi amor. ¿No te gustó?

Estoy muy impresionada. No esperaba algo así.

Disculpame, no quise hacerte mal

No me hiciste mal, o si no sé…

Es que hace unos día vi en Internet que dos tipos lo hacían, pero no pensé que te iba a penetrar así. Sentí que te lo hacía como si fueras una mujer… te la metía toda… fue muy especial.

Traté de incorporarme, sentí nuestras leches caía por mis piernas. Las dejé caer, quería ir al baño para mirarme. Me senté en el inodoro, baje mi bombacha y entre los restos de semen estaba mi pequeño pene. Hice pis y volvió a tener su forma y me tranquilicé, me di una pequeña ducha fui por otra tanguita y volví a la sala donde se encontraba él.

¿Estás mejor?

Si, mi amor.

¿Queres que te lleve a tu casa?

¿Queres que me vaya?

No, para nada, Me encantaría que te quedes mas, toda la noche de ser posible.

¿En serio te gustaría que me quede a dormir? ¿Despertarte y que yo esté a tu lado?

Si es mi sueño desde la primera vez que viniste a mi casa.

Y es el mio también. ¿Te gustaría que me quede esta noche?

Un beso fue la contestación.

Pidió comida china por teléfono y nos acostamos en su sillón a cenar y a ver televisión, Con un vino tinto que había reservado para una ocasión especial

Hablamos de sexo, me mostró la pagina de donde había sacado eso que hicimos y después muy calientes nos fuimos a acostar… me cogió por el culo como siempre y muertos nos quedamos abrazados y dormidos…