Sabia que no estaba bien, pero no pude evitarlo. Fantasee tanto con mi hermanastro que al final se la fantasía se hizo realidad

Para mí la belleza no es más que un defecto, el cual podemos manejar a conveniencia pero tarde o temprano también se convierte en nuestra perdición.

No me llamaba la atención aquella propuesta de los chicos de mi clase, así que preferí hacer como que nunca escuche nada.

Unos días despues mi papá hizo una reunión en la casa para comunicarnos a mi madre a mi nana y a mí, que mi medio hermano viviría en casa con nosotros; yo sabía que tenia un hermano por parte de mi padre, pero poco sabía de él, era mayor cinco años y estaba pasando la adolescencia, con diescinueve años y aunque me cueste admitirlo era la versión mejorada de mí, medía 1,83 de estatura, era de contestura delgada pero con unos brazos fuertes, con un cabello y vello facíal más claro que el mío, de cara marcada, unos ojos color miel y una particular caracteristicas, tenia los dos dientes de enfrente un poco separados, eso le daba un toque de misterio y exaltaba toda su masculinidad, ¡DIOS! Que bien hecho le quedo a mi padre aquel chico.

Nos presentamos, su nombre es Kevin sus manos son grandes, sus ojos son preciosos y su sonrisa también, me dio un tanto de envidia pensar que tanta belleza junta existía en mi hermano; él dormiría en mi cuarto, mi padre había ya puesto una cama en frente de la mia. Fuimos a cenar en la noche a un restaurante para darle la bienvenida a Kevin, era un chico muy despreocupado, algo serio, pero con buen sentido del humor, definitivamente era hijo de mi padre. Yo solo me le quedaba viendo, era el chico más guapo que habría visto, me surgio una pequeña molestia al saber que tendría que soportar una tentación así en mi propio cuarto. Acabando la cena llegamos a casa y cad quien se fue a su cuarto, Kevin me pregunto acerca de mí, de lo que hacía de la escuela en fin, lo de rutina para conocernos un poco, también me casuaba curiosidad Kevin, era toda una incognita para mí, cuando yo era más pequeño viviamos en unos condominios en otra ciudad, allí conocí a una pareja de hermanos que eran muy unidos, tendrían un poco más de dos o tres años que yo, y esta en pleno auge de su descubrimiento sexual, asi que cometían incesto, yo lo ví como algo normal, pero sabía que de ello no se podría hablar, y siempre estuve fantaseando con la idea de tener un hermano que fuese como mi novio, pero esa fantasía ahora se hacía realidad, aunque kevin se veía serio. Yo tuve la osadia de contarle aquella anécdota de los hermanos incestuosos a Kevin, a lo que el solo sonrió. Me dijo que ya era tarde y que tomaría una ducha, yo me dirigí al closet a ponerme un pijama, escuché la ducha y no pude evitar imaginarme toda la anatomía de mi hermano, por algunos segundos me ganó el morbo y decidí asomarme por la puerta, si me descubría inventaba algo como qué me iba a cepillar los dientes o algo así, en mi baño teniamos vidrio para la ducha, asi que se podía apreciar perfectamente todo, cuando tuve el valor de asomarme pude ver a mi hermano, mi precioso hermano bajo aquella corriente de agua, parecía una escena erótica, ¡Wow! Quería meterme en la ducha y acariciar todo su cuerpo, tenía un torso marcado y definido, su espalda era ancha y sus nalgas estaban firmes aunque no muy grandes, y enfrente su miembro en reposo, y sus grandes y redondos testículos, su fina capa de bello hacía de su abdomen un camino perfecto a su verga, que grande se veía, era casi igual de grande a la de Thomas.

Me fui a la cama y debajo de las sabanas, comencé a masturbarme, Kevin salió del baño y me dijo en tono burlón, ya estas en edad ¿no?

Yo me quedé pasmado, y se que me sonrojé:

-Tranquilo no pasa nada, a tu edad yo ya hasta cogía, relajate hermanito.

Yo no dije nada y solo me acoste a dormir sin mediar palabra.

Al otro día fui a la escuela, Kevin se quedaba en casa porque no estaba estudiando y era nuevo en la ciudad, les comente a mi grupo de amigos lo de Kevin, y solo se hechaban a reír, pero entre risa y risa Camilo confesó que de vez en cuando le dedicaba una paja a su padre.

Yo en ese entonces estaba mensajeandome con Thomas por pin blackberry, a veces hablabamos de cosas excitantes o de cosas de la vida, por otro lado Kevin se estaba convirtiendo en alguien muy especial, en la mañana me llevaba a la escuela y en la trade pasaba por mí, a veces ibamos por un helado o al cine, me contó que había tenido algunas novias pero nada serio.

En algunas ocasiones Thomas vino a mi ciudad y nos veiamos, me tocaba inventarle a mi hermano que iria con mis amigos o tenía compromisos enla escuela, porque casi se había convertido en mi sombra, una noche llegué a casa y mis padres no estaban, entre a mi habitación y ví a mi hermano en su telefono, lo saludé y me metí a la ducha (había tenido sexo con Thomas) Cuando estaba pasando el jabón por toda mi anatomia, apareció Kevin entró de la nada a orinar, yo me quede un poco extrañado de su actitud pero fingí demencia. Cuando salí noté a Kevin un poco molesto, vi que tenia mi telefono en sus manos.

-¿Quién es Thomas, y porque dice que la paso sensacional contigo?

-No es nadie. Dije titubeando.

-Nadie, dice que la paso muy bien contigo y que tu culo es increible.

Okey, tuve que contarle todo, absolutamente todo.

Mi hermano tomó una actitud de seriedad conmigo, en los siguientes días no me dirigía la palabra a no ser que fuese necesario.

Yo soy un chico sincero y me molesta que alguien tenga actitudes como esa, así que cuando cuando fue por mi a la escuela un día, le pregunté que pasaba.

-Kevin quiza no estes de acuerdo, pero me gusta Thomas y…

-¡NO ME INTERESA! Me gritó. No lo vas a volver a ver.

-¿Pero porque?

-Porque eres mi hermano y no quiero que salgas con él.

-Kevin eres mi hermano y te he aprendido a querer mucho estos meses que llevas con nosotros, pero no puedes venir y controlar mi vida porque quieres.

-No entiendes Brandon.

Todo fue silencio absoluto en el trayecto a casa. Kevin me dejo y se fue, no lo ví en toda la tarde, y tuve que decirle a Thomas que no volvería a verlo, creo que era lo mejor, Kevin le diría a mi papá y ya saben, padre anticuado, conservador, homofóbico, lo que menos quería eran problemas con él.

Cayó la noche, cene sólo porque mis padres estaban fuera de la ciudad, Kevin no daba señas de llegar, asi que me fui a dormir. En la madrugada sentí que abrieron la puerta entre sollozos super que era Kevin, sentí que se sento en el borde de mi cama, luego se rescosto a mi lado y me abrazo. Pude oler su aliento, estaba algo ebrio.

-Brandon te quiero.

-Yo también.

-Estás despierto, quiero que sepas que no te debes ver más con Thomas, te lo digo enserio, pero no puedo decirte porque.

-Si no puedes decirmelo pues no lo hagas, total no me veré más con él, y nos evitamos problemas.

Me abarazó de nuevo y busco mi boca con la suya, me dio un beso y yo lo aparte.

-Que te sucede wey, eres mi hermano y estás borracho.

-¡NO LO ENTIENDES! Te quiero, pero te quiero más allá de una hermandad, acaso no te das cuenta que estoy enamorado de ti…

Mi mente recurrio a todos los recuerdos que tenía con él, ¿En que momento ocurrio esto?, Solo encontraba a un hermano muy atento y afectivo conmigo, pero se suponía que eso era una hermandad.

-Estás borracho Kevin, recuestate y hablamos mañana.

-¡NO! Te amo wey, ¿no te das cuenta? Soy un idiota…

-No me hagas esto, te quiero pero eres mi hermano.

-He visto como me miras, te mueres de ganas por mí, ahora vienes a negarmelo.

-Eres super guapo Kevin, quizá si te haya visto con algo de interés, pero eres mi puto hermano.

-Medio hermano, ¿Qué quieres que haga? Nunca me había fijado en un hombre, y se que está mal, pero eres tan tierno y tan malo a la vez, que me provoca tenerte entre mis brazos y darte mucho cariño, yo se que está mal, pero no podía evitar verte dormido, te ves tan inofensivo, pero también me excita verte cuando te masturbas en el baño, o crees que no me doy cuenta.

-Ya Kevin para por Dios, en serio ya basta, somos medio hermanos, está mal, muy mal.

-Dejame al menos probar un poco de ti.

Kevin se abalanzó sobre mí, me agarró por los brazos y me besó fuertemente, luego me tiró en la cama y comenzó a desvestirme con rudeza. Yo intentaba safarme pero no podía evitarlo, el es mas fuerte que yo, más grande que yo, más todo…

Me colocó boca abajo, pasó un par de veces su lengua por mi culito, yo sentía una gran excitación, pero por otro lado, relamente no quería, era mi hermano, esto estaba muy mal. Kevin paso su verga por entre mis nalgas, pude sentir lo caliente que tenía su verga, lo dura que estaba y lo grande que era, sentía como palpitaba, la rozaba y la rozaba, hasta que hizo fuerta en mi culito y entro toda a fuerza, sentí un dolor increíble, no pude evitar que unas lágrimas se me salieran, eran un poco de dolor, pero también de rabia, esto era en contra de mi voluntad. Kevin jadeaba y jadeaba, mi culo se acostumbro a su verga y podía escuhar su respiaración agitada.

-Ah Ah Ahhhhhh….

Su semen corrió a lo largo y ancho de mi culito, sentía la presión de su verga llenando todo mi interior de su seman, se había venido mucho.

-Te quiero hermanito. M edio un beso en la mejilla.

Se quitó de encima de mí, y se fue a acostar en su cama, yo no daba crédito a lo que había sucedido, solo me dí vuelta, me subí mi pijama y me dormí.

Al día siguiente me desperté más temprano, Kevin estaba en la misma posición que se había dormido, agarre el uniforme de mi escuela, unos boxers, los zapatos una toalla, y salí cuidadosamente para ducharme en el baño de mis padres, salí lo mas silenciosamente posible para no despertar a Kevin, mi culo aún me dolía, salió todo su semen y si que era bastante.

Me fui a la escuela, transcurrio el día normal, todo bien con mis amigos, hasta que salí de la escuela, le había dicho a Camilo que pasaría la tarde en su casa, no quería encontrarme con mi hermano, cuando salímos, Kevin estaba esperandome como siempre fuera de la escuela, yo sinceramente esperaba que no hablaramos del tema, y que todo quedara en el olvido. Nos subimos al carro y Kevin me entrego una caja de chocolates los cuales eran mis favoritos:

-Toma, se que son tus favoritos.

Yo no sabia que hacer, que estaba pasando… yo era un chico con un poco de locura, pero esto era totalmente una locura hasta para mí.

-Que no me vas a decir nada Brandon.

-Gracias.

En la mitad del trayecto a mi casa, kevín se desvió del camino, y llegamos a un lugar muy desolado en la carretera.

-¿Qué pasa? Porqué nos detenemos aquí.

-Quiero hablar de lo que pasó anoche…

-Nada no paso nada.

-Me gustas y eso no cambia hermano.

-Ya no me digas eso, olvidalo por favor esto no puede ser.

Kevin intentó besarme, pero me quité.

-Si te pones en esa actitud conmigo tendré que decirle a papá de lo tuyo con Thomas.

-¿Ah si? También le vas a decir que me violaste anoche, o que le vas a decir…

-Brandon se que estuvo mal, pero puedo enmendarlo dejame demostrarlo por las buenas.

-¿Cómo, por las buenas?

-Pues sí, por las buenas porque por las malas, sabes como es papá y te puede ir muy mal.

-O sea, entonces estás chantajeandome.

-No lo veas asi hermanito, jamás te haría daño, solo quiero que me quieras como yo a ti.

Kevin se agarró el miembro por encima de su pantalón lo tenía duro y se lo saco por la bragueta.

-Quiero que me la mames.

Me quede pasmado viendo la cara de morbo que tenía mi hermano, por otro lado su verga era tan grande, algo gruesa, sus testiculos redondos y rosas, el glande estaba lubricado y era rosa también, que verga mas apetecible, se me hizo agua la boca, pero en esas condiciones yo estaba sometido y eso no me gustaba, me tomó por el cuello fuerte y me llevo hasta su verga, la cual sin ningún trabajo intrudujo toda en mi boca y garganta.

-Ahhhhhh hermanito, eres todo un putito profesional, que rico.

Su verga era relamente deliciosa, pasaba mi lengua por todo su miembro, su sabor era exquisito, sabía algo a orina, a lo que debe saber una verga, me tomo fuerte y me follaba la boca, sus testiculos se estrellaban con mis labios, mi verga también se endureció, sentí un poco de culpa, así que se me bajo de inmediato no sin antes dejar mo boxer lleno de precum.

-Ah Ah Ah………

Kevin se vino en mi boca, todo su semen fue directo a mi garganta, tuve que tragar de inmediato y safarme de su mano, porque su semen era abundante, se venía a chorros y por poco me ahogo, aunque no tuve oportunidad de derramar una sola gota de su semen.

A partir de esa noche comenzamos a dormir juntos. Debo confesar que me gustaba pero a la vez sentía feo por que era mi medio hermano y era algo rudo conmigo, aunque a regaña dientes me gustaba el trato, a veces era muy lindo conmigo, me besaba en el cachete y me abrazaba fuerte. Era muy celoso con mis amigos, ellos de vez en cuando me hacían bromas de que yo tenía unas nalgas muy apetecibles, y se enojaba demasiado.

En la noche mientras me abrazaba, me bajaba mi pijama, y metia su verga entre mis nalgas, su verga lubricaba bastante, así que con un jugueteo lograba tambier lubricar mi culo y podía penetrarme suavemente mientras me abrazaba y me daba besos en la espalda y en mi mejilla. También mínimo dos veces a la semana me follaba en aquél camino desviado en la carretera, siempre me follaba en la parte de atrás del auto, todos los días se despertaba conmigo para que yo le diera una mamada, hasta venirse siempre en mi boca, ese era mi desayuno…

A veces me follaba tres o cuatro veces en el día, era bastante caliente mi hermano. Yo comencé a agarrarle gusto al juego a mi hermano cachondo…