Tenía muchas ganas de probar cosas nuevas, esto hizo que de un momento a otro me convirtiera en el juguete de dos parejas que hacen cualquier cosa conmigo

De cómo me convertí en el juguete de dos parejas. Esta historia es totalmente real.

Soy un chico joven, de 28 años heterosexual, pero siempre con esa curiosidad de probar cosas nuevas. Que mejor que probar con alguna pareja, pues era algo que ya llevaba tiempo pensando y con el morbo que eso me generaba, la imaginación volaba y e iba un paso más allá, incluyendo juegos en mis fantasías.

Esa tarde me registre en una página de contactos swinger y vi un anuncio que me gusto, decía lo siguiente:

‘’Pareja madura, busca pareja para incluir en sus juegos, preferiblemente el bisex para poder usarle de juguete en nuestros encuentros’’.

No me lo pensé y contacté con ellos. Ellos al poco rato me respondieron, pero me dijeron que ya habían quedado con otra pareja con la que quedaban habitualmente, que ese anuncio era antiguo pero que viendo mi perfil, estarían dispuestos a incluirme bajo dos condiciones. La primera, era conseguirles un sitio para los encuentros (no tenia problema, tenía un apartamento bastante bien equipado en Coslada (a las afueras de Madrid) y la segunda, es que la otra pareja también vendría con ellos y al participar yo todavía no podría saber nada de mi roll en el encuentro.

Quedamos a las 20:00 y no había pasado un minuto cuando sonó el timbre. Abrí la puerta y ahí estaban los 4, sonriendo, entro primero uno de ellos, David, el chico con el que contacte. Dejo en mis manos una botella de vino y me presento a los demás, Raquel (su pareja), Carlos y Rosa.

– DAVID: que esperar para servirnos un poco de ese vino.

– YO: claro por supuesto, dadme un segundo, pasar al salón.

Cuando llegue al salón con las copas, ya se habían acomodado. Raquel se había quitado la chaqueta y asomaban unas tetas increíbles.

– DAVID: no te quedes ahí mirando y traenos el vino.

Al acercarles las copas, note como una mano me agarraba el culo, era Rosa. –Vaya parece que tiene buen culo, pero no puedo degustarlo bien con ropa, ¿a qué esperas para quitártela?.

Yo me quede cortado, ¿tan rápido iba esto?, sin darme tiempo a pensar David abrió al boca de nuevo.

-DAVID: verás que no nos andamos con rodeos, vamos al grano. Esta noche queremos que seas el juguete de los 4, hasta ahora, el juguete era Carlos, pero desde esta noche el está por encima de ti, ahora tu eres la ultima mierda, no nos interesa tu opinión, o tus gustos solo nos interesa el placer que puedas darnos. Si estas deacuerdo empieza por hacer caso a Rosa y quítate la ropa.

No me lo pensé, estaba muy cachondo solo al oir eso, y me quité toda la ropa. Pronto pudo verse lo empalmado que estaba, Raquel soltó una risilla pícara, se levanto, se acerco y me agarro el culo para comprobar lo que su amiga había dicho. Noté como un dedo se deslizaba un poco más dentro y con una risa le dijo a su marido.

– RAQUEL: uy! Lo tiene cerradito cerradito, este se lo va a pasar en grande esta noche. Supongo que habrá dedicado tiempo a practicar otras cosas. ¿Por qué no me comes un poco el coño? Me dijo sentándose en el sofá y abriéndose de piernas.

No lo dude, me puse de rodillas y comencé a lamer, la muy puta no traía ropa interior, tenía un coño rosita, cerradito. En un acto reflejo, mi mano se deslizo hasta sus tetas, no podía olvidarlas. En ese momento me agarro la cabeza, la levanto y me soltó una torta.

– RAQUEL: ¿Te ha dicho alguien que puedes tomarme las tetas? Creo que has empezado catando lo bueno desde el comienzo, vamos hacer una cosa, vas a acercarte a Carlos (el cual llevaba ahí un rato quieto sin decir ni pio), y vas a empezar a comerle la polla a el, dependiendo de cómo lo hagas, podrás catar algo más esta noche.

Nunca me había comido una polla, pero ese no era el momento de echarse atrás. Cuando me quise acercar el ya la tenía fuera, no era gran cosa pero sin darme cuenta el agarro mi cabeza y cuando quise pensarlo la tenía en la garganta. Me sentía raro pero a la vez tenía la polla que iba a estallar.

Acababa de empezar y de repente noto un liquido salado y caliente en mi boca, el muy cabrón se había corrido. Todos soltaron una carcajada.

– DAVID: es que este cabrón tiene poco aguante, tu por el momento, vas cumpliendo con las expectativas, ¿qué tal si pedimos unas pizzas para cenar y nos relajamos un rato?

Mientras llegaba la cena, se fueron poniendo más cómodos. David sobada a las dos chicas como si de sus juguetes se tratase, ellas estaban totalmente en pelotas. Yo, lleva un rato con una empalmada tremenda, no podía contenerme, cuando de repente sonó el timbre, era el pizzero. En ese momento no me di cuenta pero posteriormente pensé que todo lo tenían preparado.

– DAVID: vamos, abre la puerta, pero ábrela tal cual, me da igual que te avergüence…

Abrí la puerta tal cual, pero el pizzero no pareció sorprenderse mucho. David le invitó a pasar y cuando este se disponía a cobrar, David, sin miramiento, me ofreció como parte de pago.

– DAVID: no tengo pasta, así que vas a tener que hacerle una mamada como pago por las pizzas, y esta vez, espero que te lo tragues todo, por el paseo que se ha dado el chico.

El pizzero no se lo pensó (después supuse que era un amigo de la pareja y que todo estaba preparado), se saco la polla y me la metió en la boca, y vaya polla, no me entraba en la boca, era gigante. Mientras Raquel se levanto del sofá, fue hacia las pizzas y cogió un cacho de pizza, no pude evitar alucinar cuando se acerco con la porción y me la restregó por el culo mientras estaba yo de rodillas. El cacho medio desecho, me lo acercó a la cara –Esta será tu cena. La dejo en un plato y se rio. – Es que a David le encanta con tomate (y soltó una carcajada, por el momento no entendí que significaba).

Mientras, el pizzero seguía zarandeándome la cabeza, cuando de repente, otra vez, un liquido caliente en mi boca, pero esta vez, lo trague. El pizzero se subió los pantalones, saludo al resto con un ‘’hasta la próxima’’ y se fue. Yo estaba flipando. En eso, David se levantó, cogió una copa de vino y me preguntó que si tenía sed…asentí.

En ese momento, se saco la polla, estaba algo empalmada ya pero no del todo, aun así era tremenda, la intentó meter en la copa pero no le cabía entera, se acerco a mi y me dijo:

– DAVID: bueno, ahora me toca a mi ver de que eres capaz, chupa.

Me sentía lo que era, un juguete. Esta vez, no tuve que trabar nada, pues de un momento a otro paró, me inclino sobre la mesa y cuál fue mi sorpresa cuando empezó a comerme el culo (de ahí que me dijera Raquel antes que ‘’le gustaba con tomate’’). Mientras me comían el culo como nunca, apareció en escena Rosa, que se sentó en la mesa en frente de mi cara y no tuve que interpretar nada pues me puso el coño en la cara. Joder estaba disfrutando como nunca, tenía un coño tremendo, estaba relajado, disfrutando, por lo que David se dio cuenta, noto que mi culo ya estaba lo suficientemente hidratado por lo que decidió meterme la polla sin miramiento, yo solo pude gemir… Qué sensación, costó que entrara menos de lo que yo esperaba, supongo que de el trabajo anterior.

Ahí me encontraba yo, siendo follado por un tío y comiéndole el coño a otra tía, como si fuera un juguete.

El desenlace os lo podéis imaginar, David se pego una corrida tremenda, esta vez aterrizando en la cara de Raquel, que estaba a su lado de rodillas. Rosa se había corrido 3 veces por lo menos, todos estaban satisfechos.

– DAVID: bueno creo que esta noche te lo has pasado bien y además has cumplido, como premio dejare que te hagas una paja tocándole las tetas a Raquel pero cuando te corras, pondrás la mano y te lo comerás después, no quiero que pierdas la costumbre.

Y así fue, después de eso recogieron sus cosas, y para despedirse me dio un morreo cada uno.

Fue una experiencia que jamás hubiera podido imaginar pero que disfrute muchísimo. No sería la última…CONTINUARA…