Unos días antes de las vacaciones de diciembre fue que termine teniendo un encuentro erótico, muy caliente con mi vecino

El día de hoy me levanté para ir al instituto, eran las 6:30 a.m. cuando me desperté, me quedé quieta por un rato mire a los lados, para buscar a mi padrastro que pasó la noche conmigo, pero como siempre lo hace los días lunes se levanta temprano para ir a trabajar en oficinas muy importantes en el estado, para esa hora mi pequeña vagina todavía estaba algo irritada por la tremenda cogida que él me propino por no sé cuánto tiempo; cuando dieron las 7:00 a.m. me levante para meterme a bañarme, al salir del baño me puse el uniforme del instituto, que consta de una diadema blanca en la cabeza, una blusa blanca, una corbata de color azul marino oscuro, un suéter de color azul marino oscuro, una falda tableada tipo escocesa pero en lugar de esos colores rojos era de color azul marino oscuro, la altura de la falda es tres dedos arriba de la rodilla, unas calcetas blancas, y zapatos escolares de color negro. Después de estar lista, me dirigí a la cocina, leche, cóctel de frutas, cereal con leche y yogurt es lo que tiene mi desayuno para este día, después de subír a mi cuarto para alistar mis útiles escolares para ese día de clases, siempre tengo mis útiles desde la noche anterior pero esta vez no pude alistarlos ya que mi padrastro llego para cogerme. Como todos los días hago; bueno casi todos porque a veces mi padrastro me lleva al instituto, llame por teléfono para que viniera un taxi y a las 7:55 a.m. estaba entrando al instituto cinco minutos antes de la hora de entrada.

Me agrada mucho mi escuela, es el instituto es el más cotizado de todo el estado, ya que es una escuela privada, solo entran estudiantes de familias adineradas edificios lujosos, los mejores profesores, el mejor servicio, la mejor calidad educativa. lo único que no me gusta de esta escuela o bueno de este tipo de escuelas es que los chavos son muy fresas, mimados, tontos, mis gustos son más maduros jajajaja…

Mi salón esta en el edificio central de todo el instituto, en el segundo piso, al llegar todos los chavos me saludaron pero yo solo alzando la mano ya que no me gusta el clásico saludo de beso por qué no me gusta darles falsas ilusiones, mi asiento está en la parte final de la fila que está a un lado de la entrada, lo más alejada posible del escritorio del profesor, yo escoja este lugar porque es un lugar estratégico para divertirme por ejemplo con mi profesor favorito, el de la primera hora; el de matemáticas.

Puntualmente el entro al salón, detrás del llegaron mis dos grandes amigas Andrea y Wendy, no es de extrañarse de que lleguen tarde, ellas son así, después de saludarme se sentaron y se prepararon para la clase.

Mis amigas por si no lo saben son unas zorras de lo peor, si hay un chico que les gusta, no dudan en llevárselo a la cama, les gusta divertirse a lo grande, siempre me cuentan las travesuras que hacen todos lo sábados que salen a un antro, mínimo le dan una mamada a alguien, amigos o desconocidos, una vez cuando no las dejaban entra a un antro que estaba de estreno Wendy le prometió al cadenero que le haria una mamada si las dejaba entrar, y antes de salir del antro tuvo que cumplir su promesa, la verdad no creo que le haya sido difícil ya que les gusta mucho la verga.

Después de la primera hora de la clase de matemáticas, se me ocurrió jugar con mi profesor, cuando él me miraba yo cruzaba lentamente las piernas, o le lanzaba una mirada lujuriosa y traviesa, llevo mucho tiempo dejándome coger por él para ya saber qué es lo que lo excita mas; también mordía el lápiz o pasaba mi mano por una de mis piernas mordiéndome el labio inferior, con el movimiento de mi mano jalaba un poco mi falda para que el me viera muy bien las piernas.

Después de unos juegos más termino la clase, la siguiente fue la de educación física, todos nos fuimos a los vestidores para ponernos la ropa deportiva, que es una playera blanca y un short de color azul rey, y por puesto los tenis, la clase de educación física es como todas algo cansada pero a mí me gusta mucho ya que me encanta el ejercicio, voy tres días a la semana al GYM, siempre me divierto con el profesor de educación física, aunque nunca le he dado razones para que me hable, siempre le doy de que pensar durante la clase por que cuando nos manda a que toquemos con los dedos la punta de los zapados sin doblar las rodilla, por lo que mi hermoso y duro culo se alza al cielo, redondo, paradito, firme, hermoso al tacto y a la vista, el profe como buen macho siempre se pone detrás de mí para admirar mi lindo culito apretado, yo me humedezco de tan solo imaginar las perversiones que estará pensando cuando me mira.

Al terminar la clase de educación física nos fuimos a las regaderas después de ponerme de nuevo el uniforme del instituto tuvimos un pequeño descanso de media hora la cual aprovechamos para ir a la cafetería y comer algún refrigerio, algunos chicos se nos acercan para poder conquistar a Wendy o a Jessica, conmigo no lo intentan ya que se cansaron de las negativas que les doy, lo mío como ya lo dije son cosas más maduras. Pero con mis amigas, es diferente ya que si algún chico tiene suerte, su verga probara alguno de los agujerios de alguna de mis dos amigas o puede que hasta de las 2 jiji.

Regresamos para la última clase que es la de historia.

Al salir del salón lo primero que hacemos todos es prender los celulares ya que esta prohibido tenerlos encendidos en clase; la pantalla de mi celular se apareció un mensaje de una llamada perdida desde muy temprano, al ver el numero del celular se me dibujo una gran sonrisa porque es el numero de mi profesor favorito; lo primero que hice fue remarcarle.

-hola profe.
-Hola putita.
-¿en qué puedo ayudarle?
-Esta mañana te portaste muy picara y me dejaste muy caliente.
-Solo quería darle algo de inspiración para el resto del día.
-Gracias, pero ahora me duelen las bolas de lo caliente que estoy y quiero que vengas a mi oficina para que me des una mamada con esa hermosa boquita de putita que tienes.
-Pero tardare un poco ya que tengo dos pequeños problemas.
-¿Qué pasa?
-Estoy con mis amigas y no puedo ir contigo hasta que ellas no estén, deja me libero de ellas y voy rápido con tigo.
-No tardes puta, porque me duelen las bolas.
-No tardare.

Enseguida me acerque con mis amigas, camine con ellas, Andrea me dijo que haría la rutina de todos los lunes, que consiste en atravesar la calle y caminar hasta que un auto lujoso la convenciera y se le parara a un lado, como siempre el conductor le ofrecería llevarla a casa, Andrea aceptaría si la convence el conductor y todo sale bien se dejaría besar por el tipo, y si habia quimica, a lo mejor alguna que otra manoseada.

Wendy, por su parte, se iría con el chofer de su padre, nosotras siempre le hacemos burla de que no podemos creer que no se haya acostado todavía con el chofer ella siempre lo niega pero nosotras podíamos asegurar que eran amantes.

Después de dejar a mis dos grandes amigas en la puerta del instituto y asegurarme de que no regresarían me di media vuelta y me dirigí hacia la oficina de mi profesor favorito.

Su oficina es la ultima del último piso del último edificio de todo el complejo, me gusta mucho el lugar donde está ya que es nunca nos descubrirían haciendo nuestras… mmm travesuras.

Al llegar como toda niña buena toque a la puerta.

-¿Quién es?
-Soy yo profe, Rachel
-Pasa.

Antes de entrar a su oficina me percate que nadie me viera entrar. Deje mi mochila de portafolio a un lado de la puerta, el estaba sentado en su escritorio revisando algunos papeles, yo me acerque y recargue mi culito en el filo de el escritorio a un lado de el poniendo mis manos en el escritorio a cada lado de mi cuerpo.

Mi profe Carlos (que si antes no había dicho su nombre es porque no se me ocurrió jajajaja…) inmediatamente metió una de sus manos debajo de mi falda y la llevo directamente a la parte frontal de mis braguitas.

-Estas húmeda.
-Si profe a si me pongo al estar junto de usted.
-Así me gusta, que estés preparada para que use esta hermosa vagina que tienes, chiquita, apretada, muy apretada húmeda y cálida como me gustan.
-Jajajaja…
-Pero lástima que hoy no podre cogerte como la putita que eres.
-¿y por qué no?
-Tengo mucho trabajo y solo me da tiempo de que me des una buena mamada ya que desde la mañana me dejaste muy caliente.
-¿solo eso?
-Si, y ya agáchate y ponte a chupar puta que no tengo todo el día.
-Ok.

El se quedo en su sillón y se aparto un poco del escritorio para que yo pudiera meterme en medio de sus piernas, me hinque y cuando ya estaba en medio de ellas, le estruje esa verga hermosa que tiene; inmediatamente pude notar que ya tenía una muy buena erección, al parecer si tenía rato excitado, le di un pequeño mordisco y un beso cariñoso sin sacar su verga.

Desabroche su pantalón, metí mi mano y sentí muy caliente esa verga, dura, gorda, la saque y como estaba muy cerca casi me pica un ojo por lo larga que la tiene. Yo siempre he tenido suerte con las vergas ya que siempre me tocan unas que están grandotas y largotas como a mí me gustan jajajaja…

Lo masturbe un par de veces, sin dejar de mirarlo le di un pequeño besito de piquito a la punta de su verga, después de eso le di un lametón a su punta, como si fuera el mas delicioso helado. No deje de pajearlo mientras hacía todo esto, tome su verga con las dos manos, siempre me impresiono de lo grande que la tiene, pero no tanto como la de mi padrastro jajajaja… abrí la boca lo mas que pude y la fui acercado a su verga, y me metí solo la punta, el suspiro al sentir la calidez de mi boca, cerró los ojos y se recostó en su sillón, me tomo de la cabeza tirando al suelo mi diadema blanca y empezó a jalar de mí para que entrara mas su verga yo lo deje que hiciera lo que le gusta, su verga empezó a entrar mas y mas hasta que sentí unas arcadas porque ya la tenía en la garganta, y todavía tenía un pequeño pedacito fuera; el después jalo mi cabeza hacia fuera, después hacia dentro y esto lo hacía todo el tiempo.

Sentía la cabeza de su verga chocar contra mi garganta, su calidez, su fuerza, su dureza.

-Así, si, que rico mamas, que rico.

Yo no le contestaba por que todo el tiempo tuve la boca llena de su verga; sus movimientos cada vez eran más fuertes y rápidos mi boca se acostumbraba cada vez a ese pedazo de carne y entraba cada vez mas y mas, hasta el punto de que ya toda la verga la tenia dentro y mi barbilla chocaba contra sus bolas, yo para eso ya tenía las manos en las rodillas para apoyarme y que el hiciera todo lo que le pareciera bien.

Algunos líquidos pre seminales ya escurrían por mi barbilla, y otros me los tragaba cada vez que podía, después de un buen rato de estarme cogiéndome la boca, comenzó a echar todo su semen dentro obligándome a tragarme parte del ya que antes de que terminara me la saco y derramo mas leche en mi cara, un chorro me callo desde la boca hasta la frente, otro me tapo uno ojo y otro más en la barbilla y en mi cabello y en mi suéter.

Un hilo de semen quedo desde mis labios hasta la punta de su verga, lo cual yo jale con mi lengua y me lo trague; con su verga recoji toda la leche que quedo esparcida por mi cara y me la lleve a la boca otra vez, el seguía jadeando.

Después de limpiarle la verga con lametones y mamadas, se la guarde en el pantalón.

-¿ya puedo hirme?
-Sí, claro.

Tome mi diadema del suelo, y levantándome me la acomode, y me dirija a la puerta, cuando me agache para tomar mi mochila de portafolio, sentí las manos de mi profesor acariciándome mi culito, al levantarme otra de sus manos me tomo de un seno y me lo estrujo.

-Hoy no tuve tiempo de usarte como se debe, pero a la próxima te cogeré muy rico jajajaja… no sabes las ganas que tengo de usar este hermoso culo que te cargas niña.
-Gracias

Después me soltó y me Salí de su oficina, me dirigí a los baños para lavarme la cara y después me fui a mi casa.

Casi siempre mi papi manda al chofer de las oficinas donde trabaja para recogerme en la escuela y llevarme a casa, a veces cuando tengo que ir a otro lado uso taxis, como saben no tengo la necesidad de tomar el transporte público pero cuando tengo mucho pero mucho tiempo de sobra, no tengo nada pendiente para el resto del día, me fascina subirme al autobús tomar la ruta mas larga que tenga para que me deje cerca de casa o a veces eso es lo menos importante, porque siempre termino utilizando un taxi para que me lleve a casa.

Tuve que caminar poco mas de dos cuadras para llegar a la parada del autobús, espere como cinco minutos para que hiciera su aparición y como es costumbre en esta hora, el autobús estaba súper lleno, no me subí en él ya que tenía una ruta que es muy corta, así que espere otros cinco minutos para que llegara otro. Al llegar el siguiente este tenía una ruta que no era la más larga pero si estaba pronunciada como el anterior estaba súper pero súper lleno, sin pensarlo mas tome mi mochila de portafolio y me subí.

Al empezar a subir los escalones de la puerta del autobús, di un rápido vistazo al interior y me percate que la mayoría de los que estaban dentro eran hombres de diferentes clases y profesiones; también había mujeres pero muy pocas, pues la mitad de ellas bajaron por la parte de atrás mientras yo subía, con todos los asientos llenos no me quedo mas que estar en el pasillo, tuve que hacer un pequeño esfuerzo para caminar entre ellos, y llegar a mi lugar favorito el centro del autobús.

Mientras que llegaba al centro del autobús, el chofer arranco y todo el interior se movió bruscamente, como siempre no falto alguien muy vivo que arrimo su paquete a mi apretado culito, mas adelante otro que acariciara mis piernas. Seguí avanzanco entre todos esos hombres, rosándoles mi cuerpo contra de ellos todo el camino fue difícil y eso lo aprovechaban para apretarse a mí y sentir mi joven cuerpo, se movian con tal de no dejarme pasar, pero por fin llegue al centro del pasillo.

En la parte superior en medio del pasillo, hay un tubo para los que no pueden agarrar los tubos que están a los costados, como puede puse mi mochila en el suelo entre mis pies para sostenerla y obvio también para abrir un poco las piernas jajajaja… enseguida con las dos manos tome el tubo que pasa por arriba de mi cabeza.

El autobus comenzo su andar y mientras empece a observar a los muchos hombres que tenia alrededor, creo que su edad estaba entre los 35 y 50 años pero creo también a ver visto un chico de 25 años; el que estaba en frente de mi me daba la espalda asi que ese no tenia oportunidad de nada… pero los demás sí, ya que todos estaban volteados hacia mí con mirada de lobos hambrientos.

No paso mucho tiempo en que sentí la verga del hombre que estaba detrás de mí, aunque obviamente estaba dentro de su pantalón pero aun asi podía sentirla claramente, no perdía ninguna oportunidad de restregarme su verga en mi joven culito a cada sacudida del autobús. También sentía una mano acariciando mi pierna izquierda y del lado derecho otra mano pero esa rozando mi cintura. Como tenía las dos manos sonteniendome del tubo, no podía ver quiénes eran, pero bueno eso es parte del juego jijiji.

El que estaba detrás de mí, cada vez era más descarado en sus empujones y los otros dos uuuufff… se estaban dando una súper agasajada con mis muslos, el de la izquierda ya estaba frotándome descaradamente mi pierna y el de la derecha comenzaba a querer acariciarme por la parte de enfrente de mi vagina.

Creo que esos tres eran amigos o algo por el estilo ya que mientras disfrutaba con sus caricias podía escuchar los susurros entre ellos:

-Tiene el culito muy duro jajajaja…
-Para lo jovencita que esta, ésta muy rica.
-Mira nada mas lo puta que es, se deja manosear así nada más.
-Baja la voz no queremos que se ofenda jajajaja… o que los demás se den cuenta.
-No creo que le importe, se nota que anda buscando verga.
-Lástima porque ya viene la siguiente parada.

El autobús se detuvo y todo el mundo comenzó a moverse unos para bajar y otros para acomodárse, los tres tipos pasaron por atrás de mí metiéndome mano por mi culito, el último se me acerco y me dijo al oído:

-Hasta luego putita.

Yo no le conteste; cuando iban bajando solo puede verlos por la espalda, se notaba que trabajan en la construcción por su ropa

Un momento después me rodearon otros hombres, pero los que estaban a mis costados me dieron la espalda, sin embargo otro dando empujones se coloco detrás de mí y diciéndome al oído tocando mi mano derecha que todavía esta agarrada del tubo por insuma de mi cabeza:

-Ahora me toca a mí; toma esto putita

Me puso en la mano un pedazo de papel el cual yo solo atine a sostener apretándolo contra el tubo, me sorprendió que alguien hubiera visto la manoseada que me estaban dando aquellos tres tipos de hace rato lo cual hizo que me diera un escalofrio de excitacion.

El autobús empezó a caminar con un brusco movimiento, a la mayoría los agarro desprevenidos y todo mundo se movió para todos lados, yo me aferre al tubo y el hombre con una mano en el mismo tubo y la otra en mi cintura, me jalo hacia él mientras que empujaba su cintura hacia mi culito haciendo presion más de lo normal ya que el ajetreo del autobús se lo permitió sin que nadie se diera cuenta.

Puede sentir su verga en la raya de mi culo, me quede atónita, era una verga enorme! y eso que la tenia dentro del pantalon, podía sentirla que comenzaba desde mi cintura hasta la parte de debajo de mi culo, pero bueno, también tengamos en cuenta que yo todavía estoy chiquita y cualquier verga de buenas dimensiones para mi se siente enorme jijiji.

El hombre sin mas preámbulos comenzó a acariciarme el culo, podía sentir sus dedos entre mis nalgas, hasta me metió mi braguita entre ellas, podía sentir mi vagina humedecerse con esos tremendos dedotes, uno de ellos se postro justo sobre mi ano, poco a poco empezó a hacer presion y solo la tela de mi braguita impedia que me penetrara, yo no me movía por sabia bien lo que quería.

En un enfrenon que dio el autobús, él aprovecho para empujar más su dedo, el cual hubiera jurado que era su verga, si no hubiera sabido o sentido la real jajajaja… yo tuve que morder mi labio por poco se me escapa un gemido por que el muy bruto quiso meterme el dedo con todo y ropa interior pero obviamente no pudo pues mis braguitas son de muy buena marca jajajaja…

yo estaba súper excitada con la manoseada previa y lo que este tipo me estaba haciendo, la verdad quería que ese dedo que parecía una verga, me penetrara ahí mismo… lo se, soy una putita jijiji.

No sé de donde salió, pero otra mano ya estaba en mi estomaguito acariciándolo pero subía muy peligrosamente jajajaja… yo en ningun momento baje las manos, el de atrás seguía empujando en mi culo pero después me apretaba una nalga y bajaba otra vez a mi ano y después bajaba más hasta casi tocar mi vagina.

La mano en mi estomaguito empezó a subir hasta llegar a mi seno derecho y lo comenzó a masajear apretándolo, eso sí que me puso nerviosa porque me preocupaba que alguien me viera; el apretaba mi seno y lo movía en círculos, mientras que el otro seguía acariciando mi culo desde abajo hasta arriba siguiendo mi caminito jajajaja…. Ya después de un rato el autobús llego a la parada donde tenía que bajarme así que cuando se detuvo, el que se divertía con mi seno me soltó, tenía que agacharme para poder tomar mi mochila así que me agache pero sin flexionar las piernas para que mi culito quedara a la disposición del que estaba atrás, así que cuando me agache el embarro lo mas que pudo su verga en mi culito y después un apretón de nalgas. Así comenze a bajar del autobús, uno que otro tipo me dio un pellizco en las nalgas y un rose de piernas pero solo eso, al bajar de autobús fui directamente a una tienda y compre una botella de agua, tantas caricias me dejaron super acalorada, enseguida tome un taxi que me llevo directamente a mi casa

Durante el trayecto a mi casa puede leer el papelito que me dio el tipo que tan rica verga senti, era su número de celular y su correo electrónico

Al llegar a casa estaba terminando de agregar aquel tipo a mis contactos del celular; pase rapidamente al bide, pues tanta agua habia hecho efecto, al salir, vi por la ventana a mi vecino que salia de su casa, Sali corriendo a su encuentro, alguien tenia que pagar por tanta calentura que me provocaron en el autobus.

hola Don Jorge, ¿Cómo esta hoy?
muy bien Rachel, algo solito pero bien.
¿y porque solito?
mi esposa, se fue apenas en el taxi hace como cinco minutos a un trabajo en otro estado.
que lastima.

Cuando estuve a su alcance, nos dimos un beso de mejilla, un saludo entre amigos, pero él como buen macho puso su mano en mi cintura y me atrajo hacia él y me dijo al oído.

no quieres pasar? solo será unos minutos, ya que tengo que salir.
-ok.

Pasamos a su casa, ya estando en la sala me senté en el sofá, él fue a la cocina y trajo consigo un par de vasos de jugo de naranja.

sé que no te gusta mucho el alcohol y como es muy temprano, con jugo estará bien.
sí, así está muy bien, gracias.

Don Jorge se sentó en mi lado izquierdo y no perdió el tiempo, puso su mano derecha sobre mi pierna izquierda que estaba descubierta gracias a mi faldita del uniforme, dejo su vaso en la mesita de centro.
¿Qué tal estuvo tu día?
muy bien gracias – sin querer aparecio en mis labios una risita al recordar lo que paso en el autobus y le di un sorbo a mi jugo para disimular- ya casi terminamos las clases y por fin de vacaciones.
¿que tal saliste en las calificaciones?
muy bien, -le guiñe un ojo- los profesores me quieren mucho.
jajajajaja… y como no, con tremenda alumna, jajajajaja…
Don Jorge, no malinterprete, yo siempre me porto bien –le di otro sorbo a mi vaso- a demás, soy muy inteligente para las cosas de la escuela.
ok, te creo, pero me has dejado algo abandonado, eso no esta bien.
he estado algo ocupada, perdón.
bueno, pero dime, ¿Qué quieres de premio por ser tan bien portada?

Yo me quede pensando un momento y le vi su entrepierna sin siquiera pensarlo, solo fue un acto reflejo.
no se, lo que usted quiera – le conteste dejando el vaso en la mesita, y dibujando una sonrisa en la cara.

Don Jorge se puso de pie frente de mi, se desabrocho el cinturón y el botón de su pantalón se bajo el cierre y metió su mano derecha dentro de su ropa y la saco con su verga ya medio dura.
¿Qué te parece este premio? ¿Té gusta?

Se estaba pajeando justo en mi carita de niña buena, lo movía de un lado a otro yo, inmediatamente, tome esa hermosa verga semi-dura y venosa con mi manita derecha quitando la suya y enseguida le doy una chupada a su glande que ya empieza a tomar un color morado.
me encanta Don Jorge, gracias!! – y me la meto toda en la boca.

Como la tiene algo grande, no me la pude meter toda, así es que lo que me entro, lo apretaba con mis labios, mientras que mi lengua jugaba con el espacio que me quedaba dentro de la boca, lo cual no era mucho.

eso es becerrita, así, chupa tu mamila para que te comas tu premio

sus palabras solo me calentaron mas, cuando me la sacaba le pasaba la lengua por la punta, con mi mano izquierda le empecé a acariciar los huevos, los tenia duros y calientes, de vez en cuando lo miraba a los ojos, siempre me ha gustado ver la satisfacción que puedo provocar, en momentos a mi macho de turno, le pasaba la lengua desde el nacimiento de su verga hasta la punta y otra vez metérmela todo lo que pudiera, cuando sentía una arcada me la sacaba hasta solo dejar la punta entre mis labios y después le la volvía a meter, con la fuerza de mi boca succionaba esa verga que me tenia loca, mis mejillas se hundían por el esfuerzo de la succión.
Me la saque de la boca y pase la punta de su verga por mis labios, muy lentamente, disfrutando su cara de satisfacción, lleve mi lengua hasta sus huevos, se los lamí un par de veces y después mordí con mis labios muy delicadamente una bola, después a la otra, mientras que tenia su bola en mi boca, jugaba con mi lengua con ella, mi mano derecha lo masturbaba, regrese a la punta pero sin despegar mi lengua de su cuerpo, recorriendo desde sus huevos hasta la punta de esa verga. Ya todo su miembro estaba lleno de una combinación entre saliva y líquido pre-seminal.

que hermosa eres Rachel, pero te vez mas hermosa con mi verga en la boca- sonreí con su verga entre mis labios me sentí alagada, como la mejor puta en el mundo, eso me hacia sentirme orgullosa.
tengo que llamar a mi papi para decirle que llegare tarde a casa.
no es necesario, te dije que solo seria unos minutos, así es que chupa, te comes tu premio y te vas a casa.
¿no me vas a coger? Le pregunte con su verga entre mis labios.
no, hoy no, ya será después.
Iba a decir otra cosa, pero el me tomo de mi cabeza y la jalo para que me metiera su verga en la boca, yo no puse objeción; me soltó la cabeza y la puso en su cintura, me estaba dejando disfrutar de su verga a mis anchas, sabe que me fascina

Pasaron unos minutos y yo baje mis manos a mis piernas, así que estuve haciendo mi labor mamatoria sin la ayuda de mis manos. Seguía chupando, pasando mi lengua por la punta y cuando le chupaba o jugaba con sus huevos, su verga descansaba desde mi nariz hasta mi frente.
El tomo su verga con una mano y se empezó a masturbar frenéticamente, yo entendí que ya quería terminar, le empecé a masajear los huevos con las dos manos, una bola en cada mano, despacito, sin apretar mucho para no lastimarlo; en momentos tenia su glande entre mis labios succionándolo, pero a veces se me escapaba por que él lo movía muy fuerte, me di cuenta que ya estaba a punto de sacar su leche por que empezó a temblar, y porque me dijo
abre la boca puta- yo como una buena putita obediente abrí mi boca y sáque la lengua, Don Jorge, puso la punta de su verga ahi sobre mi lengua y yo la hice de cucharita para que su leche resbalara hasta mi garganta.

Don Jorge empezó a gemir cuando su leche salía con tal fuerza que hasta me callo en mi nariz, la demás si empezó a resbalar por mi lengua yo cerré los ojos, y me dedique a dar traguitos mientras mi boca se llenaba de ese delicioso liquido de macho, cuando estaba sacando las ultimas gotas, me la metí a la boca y succione con todas mis fuerzas, mis manos apretaban un poco mas fuerte de lo que lo estaba haciendo antes, le exprimí hasta la ultima gota jijiji.
Yo seguía con los ojos cerrados, con una ligera sonrisa en la cara, se la chupe con mucha pasión, como si fuera lo mejor del mundo, o por lo menos eso es para mi una verga, lo mejor del mundo.

Cuando ya la tuvo limpia por mis lamidas, se la metí en su calzón y le subí el cierre, le abroche el pantalón y después el cinturón, cuando termine con mi labor le di un beso muy tierno donde sé que esta su verga, me levante y le dije.
gracias por el premio Don Jorge, pero en serio, ¿no quiere cogerme? –le pregunte haciendo un puchero, tambien poniendo mis manos juntas agachando la cabeza apenada y medio doblando una pierna, un gesto muy infantil.
jajajajaja… no, hoy no putita, yo te llamare después, ahora tengo que salir.
bueno, -le conteste haciendo un gesto de tristeza- ya me voy, pero me llama heeee…
-si claro.

Tome el vaso de jugo para darle el ultimo sorbo, lo deje en su lugar y me dirigí a la puerta, Don Jorge me acompaño, cuando estuvimos en frente de la puerta, de forma inesperada, hasta para mí, me avente a su cuello y con mi mano izquierda lo jale para besarlo, mi lengua se perdió dentro de su boca encontrando la suya, con mi mano derecha tome su verga apretándola, él me tomo de mis nalgas por encima de mi falda escolar, las frotaba, las presionaba con sus manos, y después de unos segundos nos separamos.
hasta la próxima Don Jorge.
hasta la próxima putita.

Cuando abrí la puerta para salir el me dio una nalgada, yo di un respingo y me reí divertida y apenada y salí casi corriendo.

Entre a mi casa con mas sed por la leche de un macho cada vez es mas intensa, fui directo a la cocina y me servi un poco de jugo, me sente y mirando al infinito me puse a pensar, como es que desde que comencé con esto del sexo no me ha faltado una verga, no sabia que me sentiría como ahora, me siento ansiosa todo el tiempo, como si algo me faltara, (bueno, eso es obvio jajajajaja…) no se como explicar esta sensación, espero que ustedes puedan entenderme, es algo muy extraño para una niña como yo también siento mucho calor, y en mi cuerpo un cosquilleo, mas, como un hormigueo, como cuando se te duerme una pierna por tenerla en una posición mucho tiempo y después la mueves y sientes ese hormigueo de que esta circulando otra vez la sangre, hay que aclarar que esa sensación no es así de intensa, pero es la misma sensación en chiquito, pero en mi vagina, en mi culito, en mis senos y boca, esa sensación se intensifica mas cada dia que pienso en machos.

Ya en la noche, no podía dormir por que sentía una especie de comezón, esa ansiedad en mi vagina y culito, pero más, en mi vagina. Sabia muy bien que era por falta de una buena verga y pensé que seria bueno al día siguiente ir al club para que el dueño o mi amigote que hace ejercicio ahí me dieran una buena cogida.
Cuando estaba en esos pensamientos escuche como mi padrastro empezó a subir las escaleras, hice changuitos con mis dedos para que entrara a mi cuarto y me usara como solo el sabe, pero algo mas llamo mi atención, otras pisadas lo seguían.

Me quede quietecita para escuchar mejor, pasaron enfrente de mi cuarto y después entraron al cuarto de mi padrastro, cuando escuche que cerraron la puerta me levante y pegue mi oreja a la pared que divide nuestros cuartos para poder escuchar algo, pero no pude escuchar nada, así es que me volví a acostar, pasaron un par de minutos y yo me retorcía en mi cama por la ansiedad, y repito para enfatizar, literalmente si me estaba retorciendo en la cama por la ansiedad; pasaba mis manos por mis braguitas, mis senos, mis muslos, todo eso mientras recordaba como le chupe la verga a mi vecino, los manoseos en el autobus…

De repente escuche un gemido, por un segundo pensé que había sido yo, pero otro gemido me hizo que me sentara en mi cama y pusiera atención, los gemidos eran de una mujer o mas bien de una chica, pero en ese momento no supe calcular la edad de ella, escuche un gemido, casi un grito, tan intenso que me recordó los que yo doy cuando me cogen muy duro.

No aguante la curiosidad y me levante, me acerque a mi puerta solo tocando el suelo con las puntitas de mis pies y lentamente para no hacer ningún ruido, abrí la puerta lo mas lento que pude, el pasillo es muy largo hasta llegar al cuarto de mi padrastro, se lleno de los gemidos de los dos, también escuchaba que mi padrastro le decía, “muévete puta” la chica solo gemía y gemía.
Yo camine hacia la derecha, en dirección al cuarto de mi padrastro, aunque como dije, el pasillo es muy largo, pero esa noche se me hizo mas largo aun, camine lento y en puntitas para no hacer ruido, cuando llegue a la puerta de mi padrastro, me quede quieta, la puerta estaba semi cerrada, clásico de mi padrastro, por las urgencias de coger, siempre deja medio abierta la puerta, bueno, esto no le preocupa ya que esta en su casa, como dato les puedo decir que cuando salimos de casa y nos quedamos en un hotel siempre pide dos cuartos, uno para él y otro para mi, para guardar las apariencias y la discreción, es muy cuidadoso.

Volviendo al pasillo, ahí estaba yo, parada en frente a la puerta, escuchando como mi padrastro se estaba cogiendo a alguien, al parecer la chica estaba complacida por que le pedía mas y mas, yo empecé a empujar la puerta un poquito para podre ver algo, pero antes de que diera resultado, retire la mano y decidí que no seria buena idea en mi situación, ya que me calentaría aun mas de lo que ya estaba y no tendría una verga para saciarme la calentura, di media vuelta y regrese a mi cuarto, cerré la puerta y me acosté tapándome la cabeza con el edredón, otra vez la memoria me jugaba una mala pasada pues recode la vez que descubrí a mi padrastro cogiéndose a Wendy y esas imágenes solo sirvieron para que mi ansiedad aumentara, me quite el edredón de la cabeza y me acosté boca arriba, baje mi mano derecha a mis braguitas, las tenia empapadas! pase un dedo por enzima y un escalofrió recorrió toda mi espalda, haciendo que soltara un gemido, ligero, pero satisfactorio, le di unas patadas al edredón, medio me levante solo para quitarme la playera con la que dormía esa noche, como no uso sujetador mis senos quedaron al aire, después recostada, me quite las bragas, solo alzando un poco las caderas para facilitar la acción, así es que quede completamente desnuda en mi cama, sola, como desee que en ese momento llegara uno de mis amigotes y me montara como la hembra caliente que era en ese momento.

Flexione mis piernas y las abrí todo lo que pude, mis rodillas apuntaban a el techo y mis pies casi tocando una nalga, ya se imaginaran la pose, abierta de piernas lista para que cualquiera que llegara en ese momento pudiera poseerme

Me estaba acariciando los senos con las dos manos, podía sentirlos duros, firmes, finos, una delicia de senos, envidia de cualquier mujer y deseo de los hombres, debo decir que son de un tamaño perfecto para mi cuerpo, para mi estatura, con los dedos, me presione los pezones, son de color entre rosa y marrón, un color intermedio pero lindos, son algo pequeños pero lo suficientemente grandes para que los puedan jalar y morder jajajajaja…

Empecé a deslizar mi mano derecha por mi abdomen plano, lo tengo muy plano y duro, por mucho ejercicio en el GYM y de tantas cogidas que me han dado, como saben durante el sexo se hace un buen de ejercicio, jajajaja… llegue a mi vientre bajo y fui bajando mas y mas hasta llegar a mi pequeña vagina, continue un poco mas para tocar la parte interior de mi muslo derecho, fino al tacto, un escalofrio recorrio mi cuerpo, los gemidos del otro cuarto solo ayudaban a que mi calentura fuera mas intensa. Recuerdo que son varias las veces que mis piernas terminan todas adoloridas, por el cansancio de estar brincando sobre mi macho en turno, y también por tenerlas abiertas por mucho tiempo.

Regrese mi mano rápidamente a mis labios, pase mis dedos índice y medio por los labios, los tenia calientes y húmedos, listos para dar una mamada, pero esta vez solo recibieron mis dos dedos que se metieron en mi boca para poder sentir mi lengua y mi saliva, el interior de mi boca siempre esta fresco, a una temperatura que no es caliente ni fría, bueno, sí, un poco caliente lo suficiente para que la verga que entre en mi boca se sienta en como en casa, mis dos dedos se humedecieron al haber mucha saliva dentro de mi boca.

Inmediatamente baje esos dedos hasta mi pequeña vagina, primero humedecí mis labios vaginales, después regrese a mi boca y volví a humedecer mis dedos para meterlos en mis labios vaginales internos, al contacto, mi vagina se estremecio, ya estaba empapada, mi espalda se curvo hacia arriba por la sensación eléctrica que la recorrió, solté un gemido, la mano izquierda que tenia en mi seno se apretó mas, mi mano derecha tembló con los dedos rosando mis labios vaginales.

Mi dedo medio fue el que empezó a meterse mas y mas dentro de mi vagina, los musculos de ella reaccionaron, mi vagina palpitaba por la sensación de querer una buena verga que entrara. Mi mano izquierda bajaba hasta mi abdomen plano y regresaba a acariciar mi seno, mi dedo medio entro hasta la mitad, el rose de la palma de mi mano con mi clítoris hacia mas rica la masturbación.

Mientras que me dedeaba, mi mano izquierda recorria todo mi cuerpo mis senos, mi cintura, mi cadera, mis nalgas redondas, paraditas y duritas, saben siempre me ha gustado caminar por la calle y mover el culo para que los hombres lo vean y se les antoje, eso si no lo muevo exageradamente, ya que me gusta guardar las apariencias, solo lo suficiente para que vean lo que nunca podran tener, lo se soy una zorrita provocadora.

Mientras que pienso en esas miradas lasivas y pervertidas, mi mano sigue su recorrido hasta mis piernas, y regresa hasta mis senos. Sé muy bien que mi cuerpo puede darme a todos los hombres que quiera y todo lo que yo quiera, pero también se muy bien lo que yo quiero.

Al día de hoy mi forma de comportarme en el mundo fuera del sexo es de lo mas simple y creo que eso los pone mas calientes, sé muy bien que ellos sueñan con cogerse a una chica como yo… que sobre todo es hermosa, recatada, seria e inocente, una hermosa niña que no mataría ni una mosca.

Yo se lo que quiero y es vivir la vida intensamente en las cosas que me gustan, superarme en el mundo laboral, aunque sé que me dejo coger por mis profesores y por eso me dan buenas notas, yo lo hago mas por que es divertido y pervertido, no por que realmente lo necesite, soy inteligente, pero es divertido jugar con ellos.

Pero lo que realmente me apasiona es ver la felicidad y satisfacción que le puedo dar a los hombres al cogerme, ese deseo desesperado que se refleja en los rostros de los machos cuando están gozando de mi cuerpo a su antojo, se muy bien que tendré una carrera, mi propia economía, pero las vergas nunca las dejare o por lo menos eso es lo que pienso en este momento, el futuro no lo conozco, pero lo que si estoy segura es que sentirme usada, tratada como una verdadera puta, formara una parte importante de mi vida.

Mientas mi dedo medio de mi mano derecha entra y sale de mi vagina, mis piernas se retuercen, mis rodillas chocan haciendo que mis piernas aprieten mi mano y hagan difícil mi masturbación, mi cintura se alza, haciendo que mi espalda haga una curva hacia arriba, mi cuello hacen lo mismo, provocando que el único contacto que tengo con la cama sean por mis pies, mi culo y mi cabeza, mientras mi cuerpo sube su temperatura y cierro fuertemente mi boca para que mis gemidos no se escuchen en el otro cuarto donde mi padrastro esta gozando de una chica.

Siento envidia de esa chica, por que ella esta siendo montada por un macho y yo solo me tengo que conformarme con mis manos, estoy completamente segura que estamos en le mundo para ser felices y mi felicidad es abrir las piernas y ser usada como puta; Cuando mi padrastro me trata como una perra, como su juguete sexual personal es lo mejor de lo mejor para mi, me humedezco cuando me doy cuenta que los hombres y sobre todo maduros me ven en la calle con esos ojos de deseo de lujuria y sé muy bien que todos están deseando satisfacerse con mi cuerpo, es muy divertido ser una putita calienta-vergas, por que esas cosas también me las han dicho, en la calle me gritan “adiós mamacita” o “que lindó culito mami ¿Cuánto?”, “adiós sabrosa”, también llego a escuchar conversaciones de los señores que según ellos yo no los escucho pero claro entiendo algunas frases como “mira la niña esa, que linda, lo puta que será cuando sea mas grande” o como “tiene cara de mosquita muerta, pero a de ser bien güila”, “las niñas como ella son bien facilonas”, “mira compadre ese cuerpecito, lo tiene de puta madre”, “que sabroso culito de esa pirujita”, “pero sus tetas, uff… que ricas”, “con esos labios ya hasta se me paro la verga”, “que linda zorrita”, “yo quiero una perrita como ella”, “le enseñare a mamar rico” y muchas cosas mas.
Se cual es mi papel, yo lo disfruto mucho y ellos saben que la forma en que me tratan me gusta a mi, me gusta mucho que solo al entrar a sus casas o sus departamentos empiecen a tocarme, sin juegos previos, solo sexo.

Mi mano izquierda esta ahora también jugando con mi vagina, humedeciéndose con mi intimidad, el lugar favorito para dejar su leche de muchos de mis amigotes, sé que esa leche debería de ser para sus esposas y me siento orgullosa de mi, de mi cuerpo, de lo zorra que soy por quitarles la leche estoy orgullosa de lo que soy por que me prefieren mil veces a mi que a sus esposas.

Me doy vuelta en la cama y me pongo de perrita, con la cabeza en la cama, esa es mi segunda posición favorita, ya que en la primera me gusta estar como lo estaba cuando empecé mi masturbación con las piernas abiertas lista para ser cogida, pero la de perrita me gusta también jajajaja… ofreciendo mi culo para el macho que me montara, mi dedo medio de la mano izquierda esta lubricando mi culito, deseo de muchos hombres, mis jugos vaginales ayudan a mi dedo a empezar a entrar, mientras que con mi otra mano no dejo de dedear mi vagina, ahora tengo mis dos hoyitos ocupados, aunque todavía no me han usado dos machos al mismo tiempo, pero debo confesar que me da mucha curiosidad eso, aunque mas, mas, me da miedo, se que mi culito no aguantaría tanto ajetreo, aunque la verdad eso no importaría mucho ya que se muy bien que los machos seguirían usando mi cuerpo sin importarles que no los aguante a los dos al mismo tiempo;

Ese pensamiento y el dolor tan rico que siento cuando mi dedo se introduce en su totalidad en mi culito, me recuerda que el ser tratada con rudeza, como un juguete sexual, el que me penetren con fuerza me gusta mucho, se muy bien que a ellos les gusta por que se sienten que me dominan, que solo estoy para su placer, el hacerme llorar y que les suplique que me la saquen y que me cojan mas despacio, el que les implore que con lagrimas en los ojos que terminen, eso a ellos les fascina y eso solo aumenta el placer ya que soy muy pero muy estrecha de mi vagina y culito, muchos de ellos me han dicho que les gusta usarme por que parezco una virgen eterna y eso para mi vanidad, para mi orgullo como mujer, como hembra, como la puta que soy, solo la aumenta mas.

Mi orgasmo esta cada vez esta mas cerca, lo puedo sentir, mi cuerpo se llena de electricidad, mi vagina tiene esa sensación de orinar, mi vientre se tensa, mis piernas pierden la fuerza, mi respiración se para y mi orgasmo llega!!

Recuesto todo mi cuerpo en la cama, temblando por mi orgasmo, los gemidos del otro cuarto me arrullan y me quedo dormida con los dedos de mis manos en mi vagina y culito.

En la mañana siguiente pensé que mi padrastro me despertaría picándome los labios con su verga, como muchas veces lo ha hecho, pero desperté y estaba sola en mi cuarto, me puse una bata blanca, salí de mi cuarto y baje a la cocina. Sentí el frio del suelo debajo de mis pies desnudos, pero esa sensación era refrescante despues del calor de la noche anterior, abrí el gran refrigerador de color gris cromo, el frio del interior choco inmediatamente con las partes de mi cuerpo que no estaban cubiertas con la bata, saque la jarra del jugo de naranja y sirviéndolo en un vaso que saque de un mueble, me tome un gran sorbo, la sirvienta apareció por la puerta de la cocina que da al patio de servicio.
Buenos días señorita.
Buenos días.
Me dejo dicho su padre que le comentara que vendrá como a las 10 -mire el reloj que estaba empotrado en la pared con decepción tendría que esperar 2 horas más- que le dijera también que usted no tiene permiso de salir hoy y que después de prepararme el desayuno podría irme a casa.
Está bien –ella vio mi impaciencia reflejada en mi cara y dijo enseguida.
¿Quiere que le sirva el desayuno?
Sí por favor.

Durante la siguiente media hora me dispuse a comer dos pares de huevos estrellados, dos rebanadas de tocino, un plato repleto de cereal, jugo de naranja y una taza de leche. Cuando termine con todo, me levante dejando los platos sucios sobre la mesa.
Recogeré los platos y después de lavarlos me voy a retirar, ¿desea que haga algo antes señorita?
No, que tengas un lindo día –le conteste, sin voltear a verla, siempre me he preguntado si ella y el jardinero se dan cuenta de lo que pasa en esta casa, mi padrastro les paga muy bien y les da mucho tiempo libre para que se vayan a casa.

Regrese a mi cuarto, saque de mi closet un traje de baño de dos piezas, color azul; Salí al jardín trasero y me di un clavado a la alberca, nade de un extremo al otro, saco a la superficie mi cabeza y veo que el jardinero esta con unas tijeras enormes al otro extremo del jardín, mirándome atentamente.
Cuando él se da cuenta, de que lo he descubierto morboseandome, rápidamente regresa a podar los arbustos, en mi cara se dibujó una sonrisa malévola y doy media vuelta para seguir nadando, di un par de vueltas más cuando veo que el jardinero camina hacia mí y yo como buena niña me acerco a la orilla para hablar con él
Hola señor Pepe, ¿mi papá no le dio el día libre?
Si señorita pero primero tenía que terminar de podar los arbustos, pero ya me voy.
Bueno, su esposa estará contenta de verlo temprano, así pueden aprovechar todo el día –lo mire guiñándole un ojo con coquetería.
Sí jeje, eso creo, si –el dio un ligero temblor de nerviosismo, me quede mirando su entre pierna.
su esposa ha de estar contento con usted –me chupe los labios- usted se va y yo me quedare solita.
si usted quiere me puedo quedar una media hora.
no, no como cree, aunque me gustaría pero no, mejor vaya a ver a su esposa – me sumergi de forma que mu culito se luciera al maximo ante su mirada, nade al otro extremo de la alberca y salí de ella.

Tome la toalla que estaba en el suelo y me cubrí el cuerpo mojado, empecé a caminar hacia la casa contoneándome, me gusta mucho provocar a los hombres, pero esta es la primera vez que le coqueteo al jardinero, el nunca tendrá oportunidad conmigo, no es la clase de hombres que probaran mis encantos, aunque no es feo, pero no creo que sea buena idea meterse con la servidumbre, sin detenerme giro la cabeza para verlo y le mando un beso guiñándole un ojo, él se queda parado como de piedra con la boca abierta y yo sigo mi camino jiji.

La casa me recibe con un clima perfecto, ni frio, ni caliente, subo las escaleras, camino por el pasillo de las habitaciones y entro en la mía, me doy cuenta que la sirvienta, antes de irse, paso a mi cuarto para arreglar mi cama y abrir las cortinas de la ventana por la que mi vecino muchas veces me ha espiado, dudo mucho que este en su casa en este momento pero aun así, dejo caer la toalla y camino a la regadera para darme un buen baño

Al salir de baño, en mi recamara me seco todo el cuerpo con una toalla haciendo más énfasis en mi cabello, me pongo una bata y me siento en frente de mi espejo para cepillarme el cabello, mientras lo hago, recuerdo las veces que he visto en este mismo espejo la cara de puta que pongo cuando mi padrastro me está cogiendo, ya sea porque me ordena que brinque en su verga o porque me tiene de perrito.
Cuando termino de cepillarme el cabello, me pongo un poco de loción en el cuerpo, después me pongo una bata limpia y bajo a la sala a ver la televisión; después de un par de minutos escucho la camioneta del jardinero salir de la casa, y yo me acomodo más en el sofá.
Me estaba acomodando ya para ver una película, cuando de repente escucho que abren la puerta de la sala, y dirijo mi mirada rápidamente para saber quién es, me sorprendio gratamente ver a mi padrastro ya desnudo caminando hacia mí con su verga parada, yo me levanto rápidamente de donde estoy, camino ansiosa hacia el quitándome la bata y dejándola caer.
recíbeme como me gusta perra -me dijo él al ver que me dirigia a su encuentro.

Antes de recorrer la mitad del camino, me arrodille, puse las palmas de mis manos en el suelo y “camine” hacia él, moviendo el culo como una perrita encelo, él continúa su caminar hacia mí, mi boca se llena de saliva por el antojo de probar ese pedazo de carne que tengo desde ayer, cuando estamos a centímetros, me lanzo hacia su verga como perrita hambrienta para engullirla hasta el fondo de mi garganta, pero él pone su mano en mi frente para detenerme, yo saco la lengua para darle por lo menos un lametazo, pero se queda a milímetros de ella.
como me gusta perra.

Me siento sobre mis piernas, pongo mis manos en las rodillas y abro la boca sacando la lengua; mi padrastro toma su verga con la mano derecha y se empieza a masturbar, me acaricia la cabeza (le gusta mucho acariciarme) como una perra, la perra más obediente.

Eso es, así es como me gusta, que te portes bien –pone la punta de su mástil en mi lengua y frota ahí, su sabor me provoca escalofríos en todo mi cuerpo
Todas las zorras que me he cogido estos días no se comparan contigo –me sentí alagada- estas muy buena perrita y sobre todo esos hoyitos que te cargas tan estrechos –me sentí más alagada aun.

Me tomo de la nuca y empezó a meter su verga en mi boca, yo di un gemido de satisfacción, mis labios rodearon su palo, presionándolo con fuerza, mi padrastro la siguió empujando más y más, hasta que sentí las arcadas, señal que estaba en lo más profundo que podía aguantar, el saco su verga dejando solo la punta entre mis labios para después empujarla de nuevo hasta sentir las arcadas, mis ojos se humedecieron, mitad por la acción de mi garganta ante el invasor y mitad por la felicidad que sentía al estar chupando ese pedazo de carne de macho, me soltó la cabeza, yo segui metiendo y sacando su palo de mi boca, después empecé con los lametones, desde sus huevos hasta la punta, la ensalivaba por todos lados, sin quitar mis manos de las rodillas.

así perrita, así, que rico, como la mamas, eres la mejor puta de todas.

Sus palabras me llenaban de orgullo, ser yo la mejor puta que se ha cogido, su favorita, la favorita de todos los machos. Yo seguía con mi labor, el hermoso placer que sentía en la boca me obligó a cerrar los ojos, mientras su verga estaba en mi boca, ocupando todo el espacio posible. De momento sentí que se alejaba un poco, yo seguí chupando pero solo alcanzaba la punta de su verga, di un paso con las rodillas, y volví a tenerla toda adentro, y de nuevo sentí que se alejaba, y di un paso más con las rodillas, mi padrastro estaba caminando hacia atrás, escuchaba su risa de satisfacción al darse cuenta de mi actitud. Siento los músculos de mi vagina palpitar con cada paso que doy, la excitación recorre mi cuerpo en una velocidad vertiginosa, sigo con obstinación su verga cada vez que quiere alejarse de mi boca, escucho su sonrisa y lo triunfal que suena su voz cada ver que me dice puta, perra, se queda quieto para que pueda mamar con tranquilidad, abro los ojos y miro los de mi padrastro, con un brillo de malicia y de satisfacción, su boca esta formando una o grande, sus gemidos me indican que esta disfrutando igual o mas que yo.

eso es, putita, sabes muy bien cual es tu lugar.
Y vaya que lo se, y me gusta, o tal vez decir “me gusta” suene ridículo ante las sensaciones que me provoca.

-mmm… que bien lo haces, que rica boca tienes –me dice serrando los ojos- te gusta.
¿Te gusta? No se si lo pregunta o lo afirma, yo solo me limito a contestar sacando los huevos de mi boca,
-si, me encanta- el me mira a los ojos, su sonrisa es mas grande, me pasa los dedos entre mi cabello.
-eres mía, solo mía –jeje si tan solo supiera lo putita que soy- hare lo que se me pegue la gana con tigo.

Mi vagina igual que todo mi cuerpo se estremece ante esa afirmación. Sé que lo hará, siempre lo ha hecho.

-si, lo que usted quiera… amo.

Mi padrastro suelta una sonrisa malévola y me toma con las dos manos por la nuca y me jala hacia él, su verga entra rápidamente en mi garganta, hasta la mitad de mi garganta, por que es ahí hasta donde llega a alojarse, me sorprenden las arcadas, él me la saca y puedo respirar hondamente y después repite la maniobra, empieza a envestirme, literal me coge por la boca; eso me gusta, si sigue así de fuerte se bien que se correrá; aprieto mis labios a su palo, sus embestidas en mi boca llegan a lo mas profundo de mi garganta, sé que esta disfrutando sometiéndome de esta manera por que puedo ver su cara de felicidad, de plenitud al saber que es un macho cogiéndose a una “nenita” por la boca y estoy feliz de que sea yo la que provoque eso, tanto que le sonrió, una sonrisa que me cuesta mucho dibujar por que me estorba esa deliciosa verga.
Me esta jalando hacia delante y hacia atrás desde la nuca, y su cadera hace lo mismo, eso provoca que las envestidas sean mas rápidas, mas duras y profundas. Esta empezando a sudar y su cuerpo reclama ese orgasmo que tanto a anhelado descargar en mi, mi cuello esta empezando a pedir tregua pero me obligo a aguantar mas, un poco mas, mi padrastro empieza a temblar, suelta un alarido como de toro enfurecido y siento como toda su hombría liquida se descarga en mi lengua, en mi paladar, no deja de envestirme y su siguiente tiro me lo aloja en la garganta, mis arcadas no se hacen esperar pero me aguanto, él se queda petrificado disfrutando el momento, su verga sigue convulsionándose como su cuerpo, estoy a punto de empujarlo para poder controlar las arcadas pero me no se de donde me salen las fuerzas para aguantar, para quedarme quieta y esperar a que termine de disfrutar este momento; las convulsiones de su cuerpo hace que su mástil se aleje un poco de mi garganta pero sin salir de mi boca, eso me deja respirar por la nariz, con dificultad por que me gustaría mas aire, me concentro en tragar el semen que tengo dentro de la boca mientras siento como un poco que no he podido contener dentro, se derrama por la comisura de mis labios hasta llegar a la punta de mi barbilla.
Empieza un mete y saque lento y menos profundo mientras que con su mano derecha me acaricia mi cabello que cuelga por mi espalda.

-que buena sumisa eres.

¿Sumisa? Se muy bien que es eso, pero hasta ahora no me lo había planteado de esa forma, si su perra, su puta, su juguete sexual como muchas veces me lo había dicho pero ¿sumisa? Nunca.
Me siento muy tonta al no haber pensado en eso antes; es muy obvio lo que hay entre el y yo, la forma en la que me trata; la completa, deliberada y dócil forma de obedecerlo en todo, y lo mejor de todo es que mi gusto por el sexo entre mi padrastro y yo se incrementa mas con esta idea.
Yo soy suya, su sumisa, y él mi amo, mi dueño. Aunque debo confesar que la palabra sumisa, no me gusta mucho, es por su tono fonético, no se oye bien.

Su verga en mi boca ya esta menos dura que como cuando empezó hace unos minutos, pero sigue grande y larga. Me la saca de la boca y un hilo de saliva combinada con su leche cuelga desde mi labio inferior hasta la punta de su verga;

yo al mirarlo rápidamente me meto su verga en la boca, no se si por engullir ese liquido colgante o por que quiero seguir sintiendo su hombría dentro de mi garganta; rápidamente mi padrastro, me toma por el cabello detrás de mi nuca y me jala produciéndome algo de dolor.
que golosa eres perra –en mi rostro se dibuja un gesto de suplica mientras que la leche que tengo en la barbilla me recorre el cuello- jajajaja… estas que no te aguantas ¿verdad? –abro la boca, pero no puedo ni siquiera hacer un tono de afirmación por la leche que tengo todavía dentro, la sierro y doy un trago
contesta.
si…
si ¿Qué? –me da un jalón.
si quiero verga mi señor – lo digo tan cariñosamente, tan… tan suplicante como me es posible.
A mi padrastro, se le dibuja una enorme sonrisa en la boca, le están brillando los ojos y de momento… cambia a un gesto pensativo, pasan uno, dos, tres segundos y me regala una mirada de falta de convencimiento.
no lo se, te portaste muy mal, sabes bien que los horarios que ponemos, lo que prometemos lo cumplimos y hace quince días no cumpliste como la buena hija que siempre has sido, y ahora, no se, no se.

Me quedo consternada, ¿aun me falta mas castigo? Mi papi da un paso a tras y me lleno de pánico de que no me la quiera meter, me aviento a su verga tomándola con las dos manos y empiezo a metérmela en la boca con tanta desesperación que pareciera que fuera la ultima vez en la vida que la tendría para mi, mi mano derecha baja a sus huevos y empiezo a masajearlo.
suéltame puta –y me empuja por la frente.
por favor! –me empuja mas fuerte, pero pongo todas mis fuerzas para no separarme de esa verga que tanto me gusta
ya no aguanto mas.
-¿Qué no aguantas?

Me saco la verga de la boca, con una mano lo masturbo y con la otra masajeo sus huevos, lo miro a los ojos con una mirada de niña suplicante.
ya no aguanto mas sin sentir tu verga dentro de mi, cógeme por favor, usame!! –le doy una chupada a su verga- por favor papi, cógeme –mis ojos amenazan con llorar- cógeme sii?.

Sin decir nada, pero con una sonrisa de oreja a oreja me alza bruscamente tomándome de mi brazo derecho, me produce dolor esa brusquedad, pero sé que mis suplicas han surtido efecto, lo he convencido, voy de tras de el casi corriendo hacia su cuarto, no me ha soltado el brazo, me esta doliendo mas pero estoy feliz porque la espera a terminado, por fin me usara como la puta que soy.

Al llegar a su cama, prácticamente me aventó, yo caí en el colchón boca abajo, me tomo fuerte mente de las rodillas y me dio un giro para que quedara mirando el techo, sin soltarme las rodillas flexiono mis piernas y separándomelas, mi padrastro tomo su verga con la mano derecha y se recostó encima de mí, yo inmediatamente lo abrase por el cuello recibiéndolo feliz; acomodo su verga en la entrada de mi vagina; al contacto con ese hermoso miembro mi cuerpo se estremeció de felicidad, mi papi puso sus brazos a cada lado de mi cuerpo y se dejó caer.

aaaayyyy!! –di un grito de dolor- ¡me duele, duele!

Mi padrastro levanto las caderas, y las bajo con fuerza, mi cuerpo se arqueo debajo de él, pero su verga no podía entrar.

estas muy estrecha putita, es mejor que aflojes o te dolerá más.

Al decir eso subió y bajo su cadera con rapidez y dureza, repitió el movimiento y a la tercera vez mi vagina se abrió y dejo entrar a ese invasor, pero no entro todo. Mi padrastro se desesperó, salió de mi haciendo que jadeara, me tomo de mis nalgas y me levanto, bajo de la cama conmigo en sus brazos, yo lo rodeaba por la cintura con mis piernas, y con los brazos de su cuello, me puso contra la pared pero sin presionarme, solo sentía el frio en mi espalda, paso su mano derecha por debajo de mi culo y acomodo su verga en la entrada de mi vagina, cuando sitio que no cambiaría de lugar puso sus dos manos en mis caderas, me miro a los ojos, sonrió y me jalo hacia abajo.

Di un fuerte grito de dolor, mis ojos se pusieron húmedos y rojos, a punto de llorar, aun no se si fue por el dolor o por la felicidad de sentir su verga dentro de mí, abriendo las paredes vaginales a no más poder, sentía que me rompía.

deberías de ver tu cara, jajajajaja… te duele pero te gusta jajajaja… que puta jajajaja… y eso que nada más te entro la mitad jajajaja…

Lo miro con ojos en forma de plato, él sonríe maliciosamente, da un empujón hacia arriba y después me vuelve a jalar con sus manos hacia… el dolor no se deja esperar, doy un fuerte grito, lo abrazo del cuello muy fuerte, mi boca está en su oído derecho, el está riendo y jadeando al mismo tiempo, yo estoy apretando los dientes dando un quejido de dolor, siento como mis lágrimas empiezan a recorrer mis mejillas; mi padrastro se queda quieto para disfrutar de mi humedad, de cómo mi vagina lo aprieta sin hacer esfuerzo, mi padrastro está diciéndome cosas, pero por la felicidad que ciento en ese momento y el dolor placentero que me proporciona su verga dentro de mí no puedo entender bien lo que dice, solo capto unas palabras, “puta, que apretada estas” “por eso me encantas” “ya verás lo que te espera” “eres mi juguete” y otro monton de cosas asi de pervertidas más.

Mi padrastro me toma de las nalgas, y empieza a sacarme su verga muy lento, tan lento que puedo sentir cada pliegue de su palo, lo detiene cuando su punta esta en la entrada de mi vagina -¿otra vez?- me pregunta y yo solo respondo con un si de movimiento de mi cabeza e inmediatamente mi padrastro me deja caer para empalarme, doy otro grito que se confunde con un gemido, miro a techo con los ojos en blanco disfrutando de esa empalada y de nuevo mi padrastro me toma de las nalgas para sacarme su palo muy lentamente hasta dejar solo la punta entre mis labios vaginales. -¿más?- me pregunta de nuevo y esta vez le respondo con un sí en un gemido, con un todo de súplica y de nuevo me deja caer, pero esta vez no se detiene, comienza un mete y saque al principio lento, dejándome que me acostumbre a su verga que me está partiendo en dos, que me llena de felicidad, de gozo profundo, mis gemidos no se dejan esperar, y mi padrastro empieza con una cogida frenética, mis senos que están aprisionados contra su pecho solo hacen más placentera esa cogida que estoy recibiendo, mi padrastro da media vuelta con migo empalada en su verga y me recuesta en la cama, mis piernas no dejan de abrasarlo y él se levanta apoyado en sus rodillas, me toma por la cintura y le da más fuerza a esa tremenda cogida que me está dando, desde su posición puede ver mis senos como se mueven al compás que sus embestidas marcan, yo puedo ver su cara de perverso, de satisfacción y de triunfo, y me siento orgullosa por eso, tanto que le regalo una sonrisa.

Mi padrastro sonríe también y me toma más fuerte de mi cintura con sus dos manos y bajo la velocidad de su cogida, para tomar fuerza y darme unas embestidas endemoniadas, tome mi cabeza con las dos manos por el desesperante placer que me producía.

jajajaja.. ¿te gusta que te la metan fuerte verdad?
Mi respuesta fue una serie de gemidos, me tome con las dos manos a la sabana debajo de mí, la apretaba tanto que me empezaron a doler los puños.
contesta puta –mi padrastro me dio una fuerte nalgada.
sí, si papi, me gusta mucho.
que puta eres Rachel.
sí, tu puta papi

Mi padrastro siguió cogiéndome al ritmo que a él más le gusta, alzo la cara mirando al cielo, empezó a gruñir como animal y sus embestidas empezaron a ser mas rápidas, lo que ocasionó que mi orgasmo llegara unos segundos antes que el de él, mi vagina apretaba y aflojaba producto de mi orgasmo a esa hermosa verga que me estaba cogiendo, esto me producía un dolor placentero, empecé a temblar y mis ojos se pusieron en blanco, una descarga eléctrica recorrió todo mi cuerpo, mi espalda se arqueo, como mi padrastro me tenía sujeta de mi cintura y la despegaba de la cama, mi cabeza fue la única que quedo en contacto con la cama; sentí dentro de mi como su verga empezó a crecer más, a palpitar y después sentí su leche llenándome, me dolió, ya que su verga invadía toda mi vagina, su leche hacia que mi interior se abriera más, dio cinco envestidas muy fuertes, cada una de ellas acompañada por su respectiva ración de leche, cuando retiraba su verga para embestirme su leche salía por los lados de mi vagina, escurriendo por mis nalgas y una buena parte cubriendo mi ano, mi padrastro dio un alarido de satisfacción y se hecho encima de mí, sin sacar su instrumento.

Así quedamos por un tiempo, no sé cuánto, lo suficiente para recuperar el aliento; mi padrastro se levantó sin sacar su verga de dentro de mí.
descansa perrita, que todavía te cogeré un poco más, ya vi tus calificaciones, y son muy buenas, ahí deje tu regalo por tus calificaciones.

Yo levante la cabeza para ver que en la mesa de trabajo mí padrastro había dejado un regalo, un rectángulo delgado, envuelto en un papel con osos blancos en un fondo rosa, y con un moño, me dio ternura,
Gracias papi –le dije mirándolo a los ojos con una sonrisa en la cara

El me sonrió y sin decir nada se paró, al levantarse y sacar su verga de mi vagina me produjo un dolor placentero que respondí con un gemido, mí padrastro salió de la habitación.

Mientras yo seguía ahí tendida en la cama con las piernas abiertas, sintiendo como la leche salía a borbotones de mi vagina, escuche como mi padrastro prendía el televisor; me acaricie mi vagina con toda la palma por encima de mis labios vaginales, dándole un pequeño masaje de agradecimiento, mi mano inmediatamente se unto de la leche de mi macho, la lleve a mi boca para limpiarla con mi lengua, eso lo hice unas tres veces, saboreando ese rico manjar.

Recordé que en la mesa estaba mi regalo, me levante muy lento porque me dolía mi vagina por la tremenda cogida que me dio mi padrastro, al caminar sentí como la leche empezó a deslizarse por mis piernas.
Tome mi regalo y lo abrí delicadamente para no estropear el papel en el que estaba envuelto y así poder guardarlo; después de desenvolverlo todo, me quede entre las manos con una carpeta negra, la abrí y me quede con la boca abierta por que me encontré con un iPad y sus accesorios, siempre había querido una de esas desde que salieron al mercado, no recuerdo bien cuando le mencione eso a mi padrastro, pero él me conoce bien, me senté en la silla que tenía a un lado y lo prendí, me quede revisándolo por unos cinco minutos, después lo apague y lo lleve a mi habitación, después, sin nada de ropa, me dirigí a donde estaba mi padrastro, él estaba concentrado en un canal de deportes, yo llegue sin que se diera cuenta, y me puse a cuatro patas, camine dándole vuelta al sofá y llegando frente a él; mi padrastro solo sonrió, y abrió sus piernas para darme libre acceso a su mástil, yo me acomode entre sus piernas y empecé a lengüetear su verga sin usar las manos, como a él le gusta.
¿te gusto tu regalo Rachel?
sí papi, es muy lindo, gracias.
eso pasa si te portas bien.
sí, lo hare siempre.

Me tomo con las dos manos de mi cabeza y empezó a movérmela para meter y sacar su verga de mi boca, cada vez que entraba se metía más y más, hasta que mi podía sentir sus huevos con mi barbilla. Después de unos minutos de que mi padrastro disfrutara de mi garganta, me la saco y me levanto tomándome de los brazos.
date vuelta perra, quiero ese culo ahora.

Lo obedecí inmediatamente y me fui sentando, el tomo su verga con una mano y mi cintura con otro, acomodo su palo en la entrada de mi apretado ano y me jalo para que me sentara.

Empezaron los dolores placenteros inmediatamente, puse mis manos en sus rodillas para no perder el equilibrio mientras mi culo se abría más y más, empecé a sentir un ardor mientras su verga se habría paso, lento pero sin detenerse.

Que culo, que culo! –decía mi padrastro- lo tienes bien apretado, por eso no me canso de ti mi puita

Yo tenía los ojos cerrados y la boca muy abierta pero sin salir ningún sonido. Mi cuerpo seguía bajando, centímetro a centímetro, algo que me pareció una eternidad, hasta que por fin mis nalgas dieron contra mi padrastro, sentía un dolor tremendo en el culo, pero no decía nada, me aguante todo, mi padrastro me tomo de la cintura y empezó a menearme, haciendo círculos con mi culo.

muévete tu sola, como la puta que eres Rachel.

Mi padrastro me soltó y puso sus manos detrás de su cabeza, y yo no deje de dar círculos con mi culo. Después de un par de minutos empecé a sacar esa verga, cuando sentí que la cabeza solo estaba dentro, empecé a bajar lentamente, repetí este movimiento varias veces, cada vez más rápido conforme mi cuerpo se acomodaba a su delicosa verga.

Así estuvimos no sé por cuanto tempo, lo único que sentí es como mi macho se descargaba dentro de mis intestinos.

Nos la pasamos todo el día cogiendo asi de rico, se la paso metiéndomela por todos lados por todos los rincones de la casa, lo último que recuerdo es que estaba cabalgándome en el pasillo de las habitaciones, me la estaba metiendo por mi ano. Lo que recuerdo después de eso, es que desperté ahí tirada en el pasillo, ya era de noche, me empecé a mover para levantarme, pero mis piernas protestaron por el cansancio, y mejor decidí quedarme quieta otro rato, después me levante toda adolorida y me fui a mi cama a dormir, ya que el cielo estaba totalmente oscuro.