Mi vecino se convirtió en mi más linda obsesión, tener sexo con él es adictivo y algo que necesito

Antes de comenzar, les voy a contar un poco de mí. La verdad es que me encanta el sexo y soy buena en eso. He tenido muchas relaciones, sexo oral, anal, tríos, orgias, gangbang, lésbico, con hombres mayores, menores, casados, solteros, con extraños y conocidos. Y aunque no todas han sido buenas me han hecho quien soy ahora y no me arrepiento, les quiero contar las historias más memorables que he tenido pero no sabía por cual así opte por partir por el comienzo, si mi primera vez.

Bueno, esto comienza, en vacaciones de verano. Yo en ese entonces vivía en una villa de Maipú las casas son chicas pero mis papás le hicieron un segundo piso que comparto con mi hermano mayor. Todos trabajan en mi casa y como yo soy la más chica me quedaba cuidando la casa. Ese verano mi papá compró una piscina de lona, así que iban mis amigos a bañarse a veces. Un día me estaba bañando sola y me fijo que el hijo de del vecino que era 2 años mayor que yo, me estaba mirando por la ventana de su pieza. Al principio me dio un poco de miedo pero me excito esa sensación de ser observada así que no dije nada. Me Salí dela piscina y me puse a tomar un poco de sol yo sabía que el miraba así que me solté la parte de arriba del bikini que usaba para tomar sol de espalda, después de rato me aburrí y me fui para adentro.

Al otro día, hice lo mismo y el me miraba, estaba segura que se masturbaba viéndome y eso me gustaba más, un día sentí que ya no me bastaba y le hice señas para que habláramos, él se asustó al principio porque creyó me había enojado por observarme. Ese día empezamos hablar y me conto que él también se quedaba solo y se aburría mucho y yo le dije que si quería podía venir a bañarse conmigo a veces. Al día siguiente de eso me estaba bañando y me dice a través de la muralla si podía ir, yo le dije que sí, iba a abrirle pero salto la muralla que separaban las casa. Nos empezamos a bañar y hablar, el me conto que me encontraba muy bonita pero no se atrevía a hablarme porque siempre estaba acompañada de mis amigas. Yo a él siempre lo encontré mino, no era muy musculoso pero tenía un cuerpo marcado. Mientras nos bañamos nos rozábamos y eso nada.

Al otro día, él se pasó de nuevo pero esta vez nos empezamos a besar e la piscina, me gustaba mucho porque daba buenos besos no como mis compañeros de curso, y a la vez nos empezamos a tocar, me gustaba como se sentían sus manos grandes en mi cuerpo y sentía su pene como crecía, pero no me atreví a nada más ese día, aunque quede muy excitada y el también, cuando se fue a su casa me arrepentí por lo me nos pude habérselo todo. Al día siguiente, nos estábamos besando y tocando en la piscina, y él me dice si podíamos ir a mi pieza, yo no quería arrepentirme de nuevo y le dije que sí, nos secamos y subimos a mi pieza, nos estamos besando en mi cama y el me desamarro la parte de arriba del bikini y me empieza a besar los pechos, yo cada vez estaba más excitada, yo le digo que se saque el traje de baño que quería verlo en pelota. El asiente con la cabeza se para, yo me siento, y se baja el traje de baño tenía su pico parado, era mi primera vez que veía uno parado en directo, él me dice que le parecía, yo no sabía que decir, no sabía si estaba bien, si era grande o chico, era mi primera vez. Así que me acerque a él me arrodille y se lo empecé a chupar. Yo no sabía cómo hacerlo, así que a veces se quejaba. Hasta que se fue cortado en mi boca. Nos acostamos de nuevo, nos empezamos a besar y a tocar, el me metió sus manos al traje de baño y me mete sus dedos en mi vagina, continuamos así un rato, yo estaba muy excitada en ese momento, el empieza a bajar y me saca la parte de debajo de traje de baño y me empieza a hacer sexo oral a mí, yo estaba avergonzada y excitada. De repente se para y le pregunto que pasó y del traje de baño saca un condón y se lo pone en su pene que ya estaba parado de nuevo. Se pone enfrente de mí y me pregunta si quería, yo asentí con la cabeza, me abre las piernas y me mete su pene, yo le dije que era mi primera vez, me dice que lo había hecho una vez antes. Me dolió al principio pero también se sentía rico. Así continuamos algunos minutos no sé cuántos minutos fueron pero fueron maravillosos. De repente, dice una a larga y saca su pene ya más flácido se saca el condón y lo bota al basurero. Nos vestimos y nos acostamos a hablar. El me preguntaba si me había gustado, yo le dije que me había encantado. Estuvimos haciendo cada vez que estábamos solo ese verano.